Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Alicia Bárcena insta a reivindicar la agenda urbana y conceptualizar a la ciudad como una oportunidad y bien público global

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL participó hoy en la presentación del informe global "Ciudades y pandemias: hacia un futuro más justo, verde y saludable", organizada por ONU Habitat y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

18 de junio de 2021|Noticia

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, instó hoy a reivindicar la agenda urbana y conceptualizar a la ciudad como una oportunidad y un bien público global, y no como un costo, durante la presentación del informe global "Ciudades y pandemias: hacia un futuro más justo, verde y saludable", elaborado por ONU Habitat.

“Es necesario propiciar la articulación entre el nivel local y nacional, descentralizar las respuestas y fomentar la productividad y la transformación estructural en y desde la ciudad, creando valor en la cadena de movilidad urbana sostenible, servicios públicos y vivienda impulsado por demandas urbanas”, afirmó.

La alta funcionaria de las Naciones Unidas llamó también a “disminuir el malestar social y combatir la cultura del privilegio ampliando el derecho a la ciudad, la calidad y cobertura de los servicios públicos y resaltando rol de las políticas urbanas y las autoridades locales en reducir inequidades espaciales y exclusión”.

Alicia Bárcena fue una de las principales oradoras del evento organizado por ONU Habitat y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. Participaron también Martha Delgado, Subsecretaria de Asuntos Mutilaterales y Derechos Humanos de México; Elkin Velásquez, Representante Regional para América Latina y el Caribe de ONU-Habitat, y Claudia López, Alcaldesa de Bogotá, entre otras autoridades.

Durante su presentación, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL subrayó que la pandemia provocada por el COVID-19 encontró a la región en mal pie, agudizando sus problemas estructurales de desarrollo y el descontento social.

Recordó que la región posee un alto grado de urbanización que potencia los contagios en los barrios más vulnerables, sin servicios y con altos índices de hacinamiento.

Advirtió, asimismo, que América Latina y el Caribe es la región en desarrollo más afectada por la pandemia: con solo 8,4% de la población mundial registra 30% de muertes por la pandemia.

“La región corre el riesgo de una recuperación asimétrica, divergente por acceso desigual a vacunas, no verde, con reprimarización, segmentación y mayor desigualdad”, alertó Alicia Bárcena.

La máxima representante de la Comisión regional de la ONU subrayó que en América Latina y el Caribe primero se construye y luego se hace ciudad. Precisó que el 21% de la población de la región vive en asentamientos precarios y entre 2012 y 2018 la pobreza urbana creció del 23,8% al 26,4%.

Añadió que la carencia de vivienda adecuada y de servicios ha potenciado
los impactos de la pandemia y profundizado brechas sociales: en 55% de los hogares pobres urbanos viven 2 o más personas en cada habitación y en más de 1/3 de los hogares urbanos hay 3 o más personas en cada habitación.

“El incremento en el desempleo y la caída en el ingreso de los hogares limita el acceso a la vivienda propia y extiende los asentamientos informales. Hay mayores demandas sobre gobiernos locales y menores recursos para atenderlas”, afirmó la alta funcionaria.

Subrayó la convergencia existente entre el informe Ciudades y pandemias: hacia un futuro más justo, verde y saludable, con las propuestas para una recuperación transformadora y con igualdad de la CEPAL.

Recordó que la CEPAL propone siete sectores que promueven el cambio técnico, generan empleos y reducen la restricción externa y la huella ambiental, con miras al gran impulso para la sostenibilidad. Estos son: la transición hacia energías renovables, electromovilidad sostenible en ciudades, inclusión digital para la sostenibilidad, industria manufacturera de la salud (incluyendo las vacunas), producción y restauración de ecosistemas terrestres y marinos, economía circular y turismo sostenible.

Finalmente, Alicia Bárcena urgió por el acceso universal a la vacuna contra el COVID-19, como una medida esencial para evitar un mundo dividido. Asimismo, llamó a impulsar nuevos pactos sociales que redistribuyan recursos y oportunidades, reconozcan identidades y derechos, y construyan estados de bienestar y una sociedad del cuidado.