Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe. La inserción laboral de las personas mayores: necesidades y opciones

mayo 2018 | Informe CEPAL/OIT
Publication cover
Autor institucional:
  • NU. CEPAL
  • OIT
Signatura:
LC/TS.2018/39
Páginas:
50 p.
Editorial:
CEPAL, OIT
Tipo:
Informe CEPAL/OIT
Colección:
  • Publicaciones periódicas, revistas y boletines
    • Boletines
      • Informe CEPAL/OIT

Descargar publicación

Descripción

En la primera parte de esta edición de Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe se analiza el desempeño de los mercados laborales de la región en 2017. El crecimiento económico del 1,3% que alcanzó la región tras dos años de contracción conllevó una leve aceleración de la generación de empleo asalariado y el fin de la caída de la tasa de ocupación urbana que se había observado durante tres años consecutivos (de 2014 a 2016). Sin embargo, la generación de empleo no fue suficiente para revertir el incremento de la tasa de desempleo abierto urbano, que, después de acumular un alza de 2,0 puntos porcentuales durante los dos años previos, volvió a aumentar, si bien en una magnitud más moderada (0,4 puntos porcentuales), hasta alcanzar un 9,3%, el nivel más elevado desde 2005.

En la segunda parte de este informe se analizan la magnitud y las características de la inserción de las personas mayores en los mercados laborales de América Latina, un tema que cobra cada vez más importancia. En la región, el principal motivo por el que las personas mayores se mantienen activas en el mercado laboral más allá de la edad de jubilación es la falta de ingresos por concepto de pensión. En particular, destaca la limitada cobertura de los sistemas de pensiones contributivas en el caso de las mujeres. Si bien en los últimos tiempos muchos países han logrado importantes avances a la hora de ampliar la cobertura de estos sistemas y han creado o extendido los sistemas no contributivos, un elevado porcentaje de las personas mayores se ve obligado a seguir trabajando al no percibir una pensión. Por otra parte, existe un segmento minoritario de personas —por lo general, con mayores niveles de educación— que siguen insertas en el mercado laboral por preferencia individual, incluso aunque perciban una pensión.