Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Urge invertir en la manufactura farmacéutica y en los sistemas de salud primaria para una recuperación transformadora en la región: CEPAL

La Secretaria Ejecutiva del organismo regional de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena, participó en un evento virtual realizado de forma paralela al 59.º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

22 de septiembre de 2021|Noticia

foto_abi_675.jpg

foto de Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.
Foto: CEPAL.

Los países de América Latina y el Caribe deben explicitar sus estrategias de recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad, centrando sus inversiones en sectores clave como la manufactura farmacéutica y los sistemas de salud primaria, señaló hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el evento virtual Una respuesta integral a la prolongada pandemia de COVID-19 teniendo en cuenta la salud y la economía.

El encuentro, que fue realizado de forma paralela al 59.º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), contó con intervenciones de Jarbas Barbosa, Subdirector de la OPS/OMS; Christopher Tufton, Ministro de Salud de Jamaica y Presidente del 59.º Consejo Directivo de la OPS; Michael Pearson, Jefe de la Delegación de Canadá en el 59.º Consejo Directivo; y Enrique Paris, Ministro de Salud de Chile. La moderación y clausura estuvieron a cargo de Amalia Del Riego, de Servicios de Salud y Acceso de la OPS/OMS, y James Fitzgerald, Director de Sistemas y Servicios de Salud de la OPS/OMS, respectivamente.

En sus palabras de apertura, Jarbas Barbosa destacó el inicio, en 2020, de una agenda de trabajo entre la OPS/OMS y la CEPAL orientada a fortalecer la cooperación técnica en los países de la región, que incluye la elaboración de diversos documentos conjuntos. El próximo se presentará el 7 de octubre, adelantó.

Durante su presentación, titulada “El impacto social y económico de la crisis prolongada de COVID-19: análisis prospectivo regional”, Bárcena planteó que la pandemia del COVID-19 magnificó las debilidades estructurales de los sistemas de salud de los países de América Latina y el Caribe. La región es la más impactada del mundo en desarrollo, con más de 44 millones de casos confirmados y cerca de 1,5 millones de muertes, recordó.

La alta funcionaria alertó sobre el aumento de las asimetrías globales no solo en materia de acceso a vacunas, sino también en términos de concentración de la riqueza e impactos del cambio climático. América Latina y el Caribe no alcanzará a vacunar al 80% de su población en 2021, aseguró.

El sector de la salud de la región -indicó Bárcena- se caracteriza por su subfinanciamiento crónico, fragmentación y segmentación. Solo Cuba y Uruguay superan el 6% del PIB en gasto público en salud. El promedio regional es de 3,8%, en comparación con el 7% de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El alto gasto de bolsillo también refleja el insuficiente financiamiento público a la salud en América Latina y el Caribe, dijo. En la región, el gasto de bolsillo representa el 33,6% del gasto total en salud. En los países de la OCDE no supera el 21%.

“La paradoja de la recuperación económica en América Latina y el Caribe implica que habrá crecimiento (5,9% en 2021 y 2,9% en 2022), pero este es insuficiente para una recuperación sostenible y transformadora”, enfatizó. Los jóvenes y las mujeres han sido los más afectados por la crisis, planteó. 

En este marco, la CEPAL propone ocho sectores estratégicos que promueven el cambio técnico, generan empleos y reducen la restricción externa y la huella ambiental, entre ellos, la inversión en servicios básicos y en salud primaria y en la industria manufacturera de la salud, con mirada regional, apuntó.

La alta representante destacó la reciente aprobación por parte de los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) de los Lineamientos y propuestas para un plan de autosuficiencia sanitaria para América Latina y el Caribe, una ruta programática elaborada por la CEPAL a solicitud de la presidencia pro témpore del bloque regional para fortalecer la producción y distribución de medicamentos, en especial vacunas, entre otros objetivos.

El plan, explicó Bárcena, incluye siete líneas de acción: mecanismos de convergencia y reconocimiento regulatorio; plataforma regional de ensayos clínicos; mecanismo inmediato de compra de vacunas a nivel regional; consorcios para desarrollo y producción de vacunas; flexibilidades normativas para acceder a propiedad intelectual; desarrollo de un mercado regional estable de medicamentos a partir de compras públicas, fortaleciendo mecanismos regionales y subregionales; y sistemas universales de acceso a la salud primaria.

En el corto plazo, para enfrentar la crisis, los países deben mantener las transferencias de emergencia a la población más vulnerable y apoyar a las pequeñas y medianas empresas. En el mediano plazo, urge un nuevo contrato social y fiscal que estimule la inversión, el empleo, la igualdad y la acción climática, sostuvo.

“Tenemos que transitar hacia estados de bienestar. Necesitamos reestructurar los servicios de salud y educación y avanzar hacia una sociedad del cuidado. No podemos renunciar a la integración regional y debemos, asimismo, superar el déficit de solidaridad internacional”, concluyó la máxima representante de la CEPAL.