Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

América Latina y el Caribe debe optimizar respuesta en emergencias desde la perspectiva social

Ministerio de Desarrollo Social de Chile y la CEPAL realizaron un seminario en la sede del organismo de las Naciones Unidas en Santiago.

23 de junio de 2016|Noticia

cepal_1_edit.jpg

El Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Antonio Prado, junto al Ministro de Desarrollo Social de Chile, Marcos Barraza y los Subsecretarios del Interior y de Servicios Sociales.
El Ministro de Desarrollo Social de Chile, Marcos Barraza, junto al Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Antonio Prado, y los Subsecretarios del Interior, Mahmud Aleuy, y de Servicios Sociales, Juan Eduardo Faúndez.
Foto: Cortesía del Ministerio de Desarrollo Social de Chile

Optimizar la respuesta en emergencias desde la perspectiva social es un tema vital para los países de América Latina y el Caribe, afirmó el Ministro de Desarrollo Social de Chile, Marcos Barraza, en un seminario celebrado el miércoles en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en Santiago.

El Ministro añadió que, por su configuración geográfica y sus características geológicas, Chile “ha debido enfrentar una serie de desastres naturales a lo largo de su historia”, a lo que se suma ahora “el complejo fenómeno del cambio climático, que está afectando a todo el mundo y sus distintos ecosistemas”.

Barraza señaló que el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet ha desarrollado importantes iniciativas de mejoramiento técnico de instrumentos y metodologías, entre los que destacan la reciente Ficha Básica de Emergencia (FIBE), que permite que “el diagnóstico social en emergencias sea un proceso más ágil, moderno y oportuno, orientando con mayor rapidez la respuesta del Estado para minimizar los efectos sociales de estas catástrofes”.

En la inauguración del seminario internacional Optimizando la respuesta en emergencias desde lo social, organizado por la División de Desarrollo Social de la CEPAL y el Ministerio de Desarrollo Social de Chile, el Secretario Ejecutivo Adjunto del organismo regional de las Naciones Unidas, Antonio Prado, afirmó que los países de América Latina y el Caribe deben considerar de manera creciente los riesgos y consecuencias de los desastres en sus instrumentos de protección social, en un contexto de aumento de la frecuencia y la severidad de estos fenómenos.

Prado precisó que “adoptar medidas de mitigación permite disminuir la exposición de la población, mejorar su capacidad de adaptación y recuperación, así como implementar diversas estrategias de recuperación”.

“Vincular la agenda de protección social con las estrategias de atención a emergencias y la reducción de desastres contribuye a la sostenibilidad de desarrollo de los países de la región y al incremento de la resiliencia de la población, especialmente la más pobre y vulnerable”, destacó.

Prado recordó que la CEPAL “tiene una larga tradición en la evaluación del impacto socioeconómico y ambiental de desastres, experiencia que ha sido plasmada en un manual sobre la metodología de evaluación de desastres, cuya tercera edición fue publicada en 2014. Esta metodología ha sido utilizada no solo en América Latina y el Caribe sino que también en Asia y África”, dijo.

Subrayó que en su documento Horizontes 2030. La Igualdad al Centro del Desarrollo Sostenible, la CEPAL propone hacer una lectura crítica y constructiva de la Agenda 2030 desde la perspectiva de América Latina y el Caribe, una región altamente vulnerable al cambio climático y a desastres naturales, en particular en territorios como las zonas costeras, sísmicas, inundables, en pequeños estados insulares.

El Subsecretario del Interior de Chile, Mahmud Aleuy, en tanto, advirtió que, entre 1980 y 2014 han ocurrido 21.700 amenazas globales por desastres naturales, que han cobrado la vida de 1.740.000 personas.

La autoridad recordó que en Chile, solo en los últimos dos años, ocurrieron ocho desastres naturales, entre terremotos, inundaciones, incendios forestales y erupciones volcánicas, lo que llevó al Gobierno a diseñar un plan que permita generar las bases para reducir la fragilidad del país frente a estos sucesos y que este pueda ser más resiliente a ellos.

En el seminario participaron, entre otros, funcionarios gubernamentales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá, República Dominicana y Uruguay, además expertos de la CEPAL.