Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

La alta prevalencia de enfermedades no transmisibles en el Caribe está exacerbando el impacto de la pandemia y dificultando el avance de la subregión hacia el desarrollo sostenible

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, y Camillo Gonsalves, Ministro de Finanzas, Planificación Económica y Tecnologías de la Información de San Vicente y las Granadinas, encabezaron seminario sobre el tema previo a la celebración de la 20a reunión del Comité de Monitoreo del Comité de Desarrollo y Cooperación del Caribe.

4 de noviembre de 2021|Comunicado de prensa

foto_barcena_gonsalves.jpeg

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva CEPAL, y el Ministro de Finanzas de de San Vicente y las Granadinas, Camillo Gonsalves
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva CEPAL, y el Ministro de Finanzas de de San Vicente y las Granadinas, Camillo Gonsalves.
Foto: CEPAL

La alta prevalencia de enfermedades no transmisibles en el Caribe, tales como hipertensión, diabetes y cáncer, está exacerbando el impacto de la pandemia del COVID-19 y dificultando el avance de la subregión hacia el logro del desarrollo sostenible por sus múltiples consecuencias sanitarias, económicas y sociales, alertaron hoy autoridades, representantes de organismos internacionales y especialistas que participaron en un encuentro virtual organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) previo a la celebración este viernes 5 de la Vigésima reunión del Comité de Monitoreo del Comité de Desarrollo y Cooperación del Caribe (CDCC, por sus siglas en inglés).

El Seminario sobre enfermedades no transmisibles y su impacto en el desarrollo sostenible del Caribe (Seminar on non-communicable diseases and their impact on sustainable development in the Caribbean) fue inaugurado por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, y Camillo Gonsalves, Ministro de Finanzas, Planificación Económica y Tecnologías de la Información de San Vicente y las Granadinas, con la moderación de Diane Quarless, Directora de la Sede Subregional de la CEPAL para el Caribe, con sede en Puerto España.

“No solo la pandemia del COVID-19 está haciendo estragos en el Caribe”, afirmó Alicia Bárcena, al destacar que se trata de “una de las subregiones del mundo con mayor prevalencia de enfermedades no transmisibles (ENT)”.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que las ENT son la principal causa de muerte en los países de la subregión, desde el 57% en Haití hasta el 83% en Barbados, aseguró. En cada país caribeño más de la mitad de las muertes anuales pueden ser atribuidas a enfermedades no transmisibles y estas son una fuente significativa de discapacidad, alertó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

La pandemia ha agravado los riesgos que enfrentan las personas con enfermedades no transmisibles: no solo siguen teniendo un mayor riesgo de morir o de sufrir una enfermedad grave a causa de la infección por COVID-19, sino que también se han visto afectados por interrupciones en las atenciones de salud debido a la sobrecarga de los servicios, explicó Bárcena.

En este contexto, la alta representante de las Naciones Unidas llamó a acelerar los esfuerzos de vacunación. La tasa de vacunación completa en el Caribe alcanza el 35,2%, con gran heterogeneidad entre países. Este porcentaje, indicó, es inferior a la tasa mundial (39,0%) y a la de América Latina (47,5%).

“Toda la región de América Latina y el Caribe debe fortalecer la producción, distribución y acceso a medicamentos y vacunas. Con este fin, el pasado 18 de septiembre la CEPAL presentó el Plan de autosuficiencia sanitaria solicitado por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Estamos pasando del diseño a la implementación del plan, con puntos focales en todos los países y diversas reuniones planificadas para los próximos meses. Esperamos contar con la participación del Caribe”, expresó Bárcena.  

Durante su intervención, el Ministro Camillo Gonsalves de San Vicente y las Granadinas valoró la oportunidad de abordar el problema de las enfermedades no transmisibles en un momento en que todos los países del Caribe están luchando contra la pandemia y muchos de sus ministros y líderes están conversando sobre el cambio climático y el futuro de la subregión en la 26 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26).

“Las enfermedades no transmisibles son responsables de 6 de las 10 principales causas de muerte en la subregión” e imponen un gran costo económico para los gobiernos, por el alto gasto en salud, así como para las personas, declaró el Ministro Gonsalves. Las ENT impactan desproporcionadamente a las personas en situación de pobreza, por lo que su abordaje constituye un desafío de desarrollo para el Caribe, al igual que fenómenos como el cambio climático, comparó.

“Las enfermedades no transmisibles están en nuestro control, son prevenibles”, reconoció el Ministro y aseguró que las actuales políticas no están siendo efectivas porque no están enfocadas suficientemente en la prevención ni están teniendo enfoques multisectoriales y coordinados.

El primer panel del seminario contó con intervenciones de Kenneth George, Director Médico de Barbados; Fitzroy Henry, Profesor en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tecnología de Jamaica; Kavita Singh, Investigadora Superior en la Fundación de Salud Pública de India, y Francis Morey, Director Adjunto de Servicios de Salud de Belice, con la moderación de Simon Anderson, Profesor y Director del Centro de Investigación de Enfermedades Crónicas George Alleyne de la Universidad de las Indias Occidentales, Campus Hill, Barbados. Posteriormente, Joy St. John, Directora Ejecutiva de la Agencia de Salud Pública del Caribe animó la discusión.

En el segundo y último panel participaron Anselm Hennis, Director del Departamento de enfermedades no transmisibles y salud mental de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS); Rachel Nugent, Vicepresidenta para Enfermedades No Transmisibles Globales en RTI Internacional; Stanley Lalta, del Centro para la Economía de la Salud de la Universidad de las Indias Occidentales, Campus St. Augustine, Trinidad y Tabago; y Rosa Sandoval, Coordinadora del Equipo de Enfermedades no Transmisibles OPS/OMS, con la moderación de Abdullahi Abdulkadri, funcionario de la Sede Subregional de la CEPAL en el Caribe.

Los especialistas llamaron a los gobiernos a invertir en un abordaje integral de las ENT, con foco en el fortalecimiento de la atención primaria y en la prevención de factores de riesgo como una dieta inadecuada, inactividad física y abuso de tabaco y alcohol. También instaron a considerar los crecientes problemas de salud mental.

Al cierre del evento, Alicia Bárcena hizo un resumen de lo expresado entregando 10 mensajes. En primer lugar, dijo, el COVID-19 fue una llamada de atención sobre la importancia de abordar las enfermedades no transmisibles. Como la atención y el tratamiento de las ENT se han visto mermados durante la pandemia, urge apoyar los esfuerzos de los servicios sanitarios con innovaciones en telemedicina y otras soluciones, sostuvo. También planteó la necesidad de utilizar todas las herramientas disponibles para fomentar estilos de vida saludables, fortalecer la salud primaria y los programas basados en la comunidad, y promover la seguridad alimentaria, la protección social con foco en la nutrición y el apoyo a los agricultores.

Bárcena dijo, asimismo, que es indispensable aumentar la equidad en el acceso a medicamentos esenciales, y reducir los tiempos de espera y la carga de los pagos de bolsillo de las personas, así como expandir las asociaciones con instituciones académicas en el Caribe y reforzar la colaboración interagencial. La idea de utilizar impuestos sobre productos poco saludables también genera interés y debería ser cuidadosamente sopesada por un sólido análisis socioeconómico, apuntó.

Para lograr una recuperación pospandemia resiliente, los países del Caribe necesitan una fuerza de trabajo saludable y productiva, resaltó la Secretaria Ejecutiva. El PIB del Caribe cayó un 7,7% en 2020 producto de la pandemia, lo que se suma a las altas tasas de endeudamiento que enfrentan los países de la subregión. La CEPAL estima que en 2021 el PIB del Caribe crecerá solo un 4,1%.

“Al adoptar un enfoque económico en el análisis del problema de las ENT, esperamos que las políticas destinadas a promover la salud y prevenir las enfermedades no solo sean costo-efectivas, sino que también puedan suponer un ahorro, haciendo así más eficaz el gasto de salud de los gobiernos”, enfatizó Bárcena. Se trata de un problema de la sociedad en su conjunto que debe ser abordado más allá del ámbito sanitario. “Las acciones de políticas en materia de enfermedades no transmisibles están a nuestro alcance. Cuenten con la CEPAL”, concluyó.