Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Perspectivas del fondo latinoamericano de reservas

Publication cover
Autor institucional:
  • German Agency for Technical Cooperation
  • NU. CEPAL
  • NU. CEPAL. División de Desarrollo Económico
Signatura: LC/L.2730-P ISBN: 9789213230671 24 p. : tabls. Editorial: CEPAL abril 2007

Descripción

Introducción Al analizar las perspectivas del Fondo Latinoamericano de Reservas se deben tener en cuenta los otros organismos internacionales que sirven a América Latina para entender cuál puede ser el valor agregado que podría generar la entidad. La función de captar y asignar ahorro internacional para la inversión claramente está en el Banco Mundial, el BID, y la CAF. Adicionalmente, estas tres instituciones han desarrollado una capacidad valiosa en la investigación económica y la asistencia técnica. Dado el tamaño y la experiencia de estas entidades, el papel del FLAR en la investigación y la asistencia técnica probablemente se debe limitar a unos aspectos muy puntuales de interés para los bancos centrales. La entidad con un campo de acción que se traslapa más con los objetivos establecidos en el Convenio Constitutivo del FLAR es el Fondo Monetario Internacional. En efecto, según el convenio constitutivo del FLAR, son objetivos del Fondo: a) Acudir en apoyo de la balanza de pagos de los países miembros otorgando créditos o garantizando préstamos de terceros. b) Contribuir a la armonización de las políticas cambiarias, monetarias, financieras de los países miembros, facilitándoles el cumplimiento de los compromisos adquiridos, en el marco del Acuerdo de Cartagena y del Tratado de Montevideo de 1980. c) Mejorar las condiciones de las inversiones de reservas internacionales efectuadas por los países miembros. Los objetivos (a) y (c) también son servicios que el FMI actualmente presta a los países. El objetivo (b) si es más específico de la institución. El objetivo (a) también es una actividad que cumplen en ciertas condiciones el Banco Mundial, el BID, y la CAF a través de préstamos de programa o sectoriales, que de hecho suministran recursos de apoyo a la balanza de pagos. La principal diferencia entre los préstamos de balanza de pagos de la CAF y el FLAR, cuyo capital es predominantemente o totalmente regional con relación a los de las otras entidades es el grado de condicionalidad. Precisamente por el mayor conocimiento de las circunstancias económicas y políticas entre los países miembros de los organismos regionales, y el mayor grado de confianza y solidaridad entre ellos, los préstamos tienen menos condiciones. Esto sin duda hace el desembolso de recursos más rápido y flexible, una condición particularmente valiosa cuando la crisis de la balanza de pagos es altamente imprevisible. Esto sugiere cuál es la ventaja comparativa del FLAR. Necesariamente, dado el limitado músculo financiero de sus socios, el capital y ahorro que puede movilizar la institución es limitado, pero su acción puede ser más rápida y oportuna que la de las otras instituciones internacionales. Los menores requisitos de condicionalidad hacen más expeditas las negociaciones de los créditos y su desembolso. Esta característica de los préstamos del FLAR, y hasta cierto grado de los préstamos sectoriales de la CAF, ha sido posible debido a que por solidaridad o interés, los préstamos de estas entidades siempre se han pagado cumplidamente aún en situaciones macroeconómicas difíciles para los socios. El hecho empírico es que todos los préstamos del FLAR a los países se han pagado cumplidamente. Sin embargo, existe el riesgo de que un país miembro entre en moratoria con el FLAR, pero ese es un riego que toda entidad financiera tiene. Hay varias razones para considerar que ese riesgo es pequeño en el caso del FLAR. El endeudamiento de cada país con la entidad es limitado, y el costo de la perdida de reputación es alto con relación a las posibles ventajas temporales del no pago. Adicionalmente, si se acepta concentrar la institución en préstamos de corto plazo, el riesgo moral se limita pues el país usuario del crédito sabe que de todas maneras tendrá que depender de la vigilancia que de sus políticas hacen las instituciones de Bretton Woods. Pero para evitar que aumenten los riesgos de la cartera si es importante que los miembros de la institución se sientan dueños de esta, y por lo tanto es muy importante el esquema de gobernabilidad, y solo deben hacer parte del FLAR países con muchos intereses económicos y políticos comunes. Otro papel que en un futuro podría existir para el FLAR se daría en la circunstancia, que hasta ahora no ha ocurrido, de que la condicionalidad en el Banco Mundial y el FMI sea tal que los países de la región no tengan acceso a préstamos de balanza de pagos. Por ejemplo, se ha discutido entre los socios de la OECD en los organismos internacionales restringir los préstamos de balanza de pagos a países de ingresos medios o ponerles condiciones que los países de la región encontrarían inaceptables. Si esto se da, de todos modos el papel del intermediario regional sería limitado dada la capacidad de captación de ahorro de éste. En resumen, el nicho para una entidad como el FLAR es poder actuar como complemento de las otras entidades multilaterales, reaccionando rápido y flexiblemente a una crisis cambiaria y así hacer posible mantener los pagos internacionales mientras se movilizan otros apoyos. Esta es una función importante, pues la moratoria en los pagos tiene altos costos en el mediano y largo plazo. Si este es en efecto el papel de un Fondo de Reservas Regional, se pueden entonces derivar una serie de condiciones de sus apoyos como los plazos de los préstamos, y la condicionalidad o la falta de ésta para los desembolsos.

Buscar publicaciones

Ver listado de publicaciones

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase