Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañolPortuguês

Notas de la CEPAL cumple 100 ediciones informando sobre el quehacer cepalino a toda la región

A lo largo de sus 21 años de vida, este boletín se ha transformado en una herramienta principal para comunicar las ideas de la CEPAL en favor del desarrollo de América Latina y el Caribe.

17 de junio de 2019|Noticia

Hace ya casi 21 años, en noviembre de 1998, nació el boletín “Notas de la CEPAL”, que hoy publica su edición N⁰ 100. Con mucho orgullo celebramos este aniversario, ya que estamos seguros de que este informativo se ha convertido en una herramienta principal para comunicar no solo a los medios de comunicación, sino a toda la comunidad, las propuestas de la CEPAL para alcanzar el desarrollo sostenible en los países de América Latina y el Caribe y promover el bienestar de todos sus habitantes.

Una ocasión como esta nos invita a reflexionar sobre los permanentes esfuerzos que ha hecho nuestra institución por poner a disposición de toda la región, de forma amplia y atractiva, los datos y estadísticas, los estudios e informes y las múltiples actividades que realiza diariamente en cumplimiento del mandato entregado por los propios países.

Este boletín continuó la labor de su antecesor, “Notas sobre la economía y el desarrollo de América Latina”, una publicación quincenal de los Servicios de Información de la CEPAL que se distribuía desde los años 1960, y que tenía como objetivo principal difundir las actividades y los hechos más destacados en el desarrollo económico y social de la región, principalmente a los medios de comunicación, en tiempos en que Internet aún no tenía ni un atisbo de presencia.

“Notas de la CEPAL” siguió con el mismo objetivo de difusión, pero con un diseño renovado y “moderno”, a todo color, y en un formato impreso más acorde a esos tiempos de fines del siglo XX. 

Esa primera edición de 1998 abordó principalmente los impactos que tendrían en el crecimiento de la región la crisis asiática, el fenómeno del Niño y los huracanes que golpearon duramente a varios países del Caribe y Centroamérica.

En sus primeros años, el boletín no tenía una periodicidad programada, y llegó a publicarse incluso hasta cinco o seis veces en el año, dependiendo de la contingencia económica y social del momento. Desde 2010 hasta la fecha se edita de manera trimestral y constituye una parte importante de la entrega informativa de la CEPAL.

En un comienzo se imprimían cerca de 9.000 ejemplares en los talleres de la sede central de la CEPAL en Santiago de Chile, desde donde se distribuían por valija y correo postal hacia el resto de América Latina y el Caribe. Los principales destinatarios eran los medios de comunicación, las sedes subregionales y oficinas nacionales de la Comisión, y los suscriptores a pedido. Eran otros tiempos, recién estaba surgiendo el Internet, muy pocos contaban con correos electrónicos y se valoraba mucho el tener físicamente un ejemplar de “Notas de la CEPAL’’ en la mano.

  En junio de 2009, en la edición N⁰ 60, se decidió modernizar el boletín, y pasar a un formato online. Una de las novedades fue la columna editorial de esa edición, que por primera vez se publicó de manera audiovisual, y en la cual la Secretaria Ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, se refirió a la innovación y el desarrollo científico y tecnológico como un instrumento clave para la transición hacia una economía sin carbono, para lograr la equidad social y para un desarrollo económico mucho más sostenible.

En abril de 2010 y julio de 2013, en las ediciones N⁰ 64 y 76, respectivamente, “Notas de la CEPAL” volvió a tener un cambio de formato, aunque esta vez menos radical, con modificaciones de tipografía y de diseño, para adaptarse al formato de la nueva página web de la institución.

Hoy, tras 21 años de vida, “Notas de la CEPAL” ha sabido evolucionar y adaptarse a los cambios tectónicos que remecen nuestro mundo actual, para intentar seguir siendo un referente informativo en lo que se refiere a propuestas de políticas en la región. Son tiempos en los que la CEPAL reafirma que la igualdad debe estar en el centro del desarrollo y que es necesario avanzar hacia un nuevo paradigma en el que la revolución tecnológica se ponga al servicio de un sendero de crecimiento bajo en carbono e intensivo en tecnología, pero sin dejar a nadie atrás, como nos demanda la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En ese contexto, esperamos que este boletín que hoy tienen ustedes en sus pantallas continúe informándolos y acompañándolos por muchos años más.