Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

CEPAL insta a la comunidad internacional a trabajar más y mejor para cerrar las asimetrías globales en materia de financiamiento y resiliencia al cambio climático

Durante un evento en la COP26, Alicia Bárcena llamó a incrementar la cooperación internacional en materia de tecnologías verdes, capacidades y financiamiento, para mejorar tanto la resiliencia como la transición verde en la región.

6 de noviembre de 2021|Noticia

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, instó hoy a la comunidad internacional a trabajar más y mejor para cerrar las asimetrías globales en materia de financiamiento y resiliencia al cambio climático, durante un evento paralelo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26, que se celebra en Glasgow, Escocia.

“Valoramos los recientes compromisos para frenar las emisiones de metano, detener la deforestación, financiar infraestructuras energéticas más limpias e internalizar los riesgos climáticos en las operaciones de las instituciones financieras, incluido el FMI. Sin embargo, es necesario hacer más para cerrar las asimetrías globales en el financiamiento y la resiliencia al cambio climático”, subrayó la alta funcionaria de las Naciones Unidas durante el evento virtual “Climate finance and trade to build resilience to climate change”.

La máxima representante de la CEPAL participó en el panel de inauguración del evento, junto a Rebeca Grynspan, Secretaria General de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD); Pamela Coke-Hamilton, Directora Ejecutiva del International Trade Centre (ITC), y Courtenay Rattray, Alto Representante para los Países Menos Adelantados, los Países en Desarrollo sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (OHRLLS, por sus siglas en inglés). El panel fue moderado por Jean-Paul Adam, Director de Cambio Climático, Gestión de Recursos Naturales y Tecnología de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (CEPA).

Durante su intervención, Alicia Bárcena subrayó la urgencia de redistribuir la liquidez mundial a todos los países vulnerables que lo necesiten, independientemente de su nivel de ingresos, para permitir una recuperación resistente al clima. Esto incluye reciclar los derechos especiales de giro (DEGs) recientemente asignados, para establecer un fondo fiduciario que apoye a los países de ingresos medios, en particular a los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID), para financiar proyectos de inversión para el desarrollo sostenible.

“Acogemos con satisfacción el llamamiento de la Primera Ministra de Barbados, Mia Mottley, para emitir 500.000 millones de dólares en DEGs anualmente durante 20 años, es decir, 10 billones de dólares para la acción climática”, destacó.

Destacó también la importancia de reformar la arquitectura de la deuda mundial y apoyar instrumentos innovadores para mejorar la capacidad de pago de la deuda y aumentar la resiliencia. Esto incluye los canjes de deuda por clima y el establecimiento de un Fondo de Resiliencia del Caribe, pero también las cláusulas sobre huracanes, que deberían convertirse en una característica más sistemática de las iniciativas de alivio de la deuda para los países vulnerables, afirmó.

“CEPAL propone la creación de una agencia multilateral de calificación crediticia para complementar y contrarrestar el actual oligopolio de las agencias privadas de calificación crediticia. La intensificación de la vulnerabilidad climática aparece como una nueva causa de rebaja de la calificación, elevando el costo del capital para los países en desarrollo cuando más lo necesitan”, subrayó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

La alta funcionaria instó, asimismo, a una mayor cooperación internacional para gastar mejor y de forma más ecológica.

“Debemos aumentar el financiamiento para la adaptación. Los fondos multilaterales siguen destinando seis veces más a la mitigación que a las iniciativas de adaptación en América Latina y el Caribe. Asimismo, aunque la fijación de precios del carbono es esencial para la acción climática, nos preocupa que los impuestos relacionados con el carbono y los criterios de acceso al mercado puedan obstaculizar el comercio internacional y crear asimetrías adicionales entre las economías desarrolladas y en desarrollo”, advirtió.

Finalmente, Alicia Bárcena subrayó que, según estimaciones de la CEPAL, sólo el 2,3% del gasto de recuperación de la pandemia en la región se ha canalizado a proyectos de bajo carbono.

Sin embargo, “en lugar de restringir el acceso al mercado, pedimos una mayor cooperación internacional en materia de tecnologías verdes, capacidades y, por supuesto, financiación, para mejorar tanto la resiliencia como la transición verde de las economías de América Latina y el Caribe”, concluyó.