Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

CEPAL aboga por propuesta de alivio de deuda para el Caribe afectado por los huracanes durante conferencia en Nueva York

La Conferencia de donantes de CARICOM-ONU: “Construyendo una Comunidad más Resiliente al Clima”, busca movilizar apoyo financiero internacional para los países devastados por los huracanes Irma y María.

20 de noviembre de 2017|Noticia

dianequarless_fotoundp_675.jpg

Diane Quarless, Directora de la Sede Subregional de la CEPAL en el Caribe, durante su presentación
Diane Quarless, Directora de la Sede Subregional de la CEPAL en el Caribe, durante su presentación.
Foto: cortesía PNUD

Representantes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentaron este lunes 20 de noviembre la propuesta del organismo para aliviar la deuda de las naciones del Caribe que han sido golpeadas por la reciente temporada de huracanes, mediante el canje de instrumentos para la adaptación al cambio climático, durante una conferencia de alto nivel que se realiza en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York hasta el martes 21.

La Conferencia de donantes de CARICOM-ONU: “Construyendo una Comunidad más Resiliente al Clima” fue convocada por la Comunidad del Caribe (CARICOM), con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Su objetivo es movilizar apoyo internacional hacia los países miembros que fueron devastados por los huracanes Irma y María en septiembre pasado. De manera especial, se busca conseguir apoyo financiero y asistencia técnica. La reunión fue inaugurada por el Secretario General de la CARICOM, Irwin LaRocque, y el Administrador del PNUD, Achim Steiner.

Se espera que la conferencia resalte las vulnerabilidades de los pequeños estados insulares en desarrollo (SIDS, según sus siglas en inglés) de la CARICOM y entregue una oportunidad para que los países afectados compartan su intención de conseguir transformarse en naciones resistentes al clima.

Jefes de Gobierno de la CARICOM, así como delegados de la Secretaría General de la agrupación y de otros organismos de las Naciones Unidas se encuentran participando en la reunión, junto con socios internacionales para el desarrollo que incluyen a países, agencias, organizaciones no gubernamentales (ONGs), personalidades prominentes, representantes de entidades del sector privado y fundaciones.

La delegación de la CEPAL estuvo compuesta por la Directora de la Sede Subregional para el Caribe de la Comisión, Diane Quarless, y el Director de la División de Desarrollo Económico del organismo, Daniel Titelman.

En su discurso, Diane Quarless realizó un homenaje a la indomable resistencia de espíritu demostrada por los gobiernos y los pueblos de los países azotados por las recientes súper-tormentas. También describió las acciones realizadas en los cinco países en donde la CEPAL ha puesto en marcha su metodología de evaluación de daños y pérdidas (conocida como DALA, por sus siglas en inglés): Anguila, Bahamas, Islas Vírgenes Británicas, San Martín y las Islas Turcos y Caicos.

“Tenemos la determinación de recolectar la información que presente el panorama más exacto del grado de vulnerabilidad de la subregión a los eventos climáticos extremos”, dijo Quarless. “Los más vulnerables ya están enfrentando los impactos del cambio climático. Se estima que el 70% de las playas de la subregión están perdiendo su línea costera a una tasa entre un cuarto y nueve metros cada año. Esto es aún más grave si se considera que cerca del 70% de la población, de las viviendas y de la infraestructura del Caribe se sitúan en zonas costeras bajas”, añadió.

Quarless también enfatizó que la CEPAL ha desarrollado investigaciones sustantivas y se ha enfocado en las evaluaciones económicas de los desafíos que el cambio climático impone a las economías del Caribe a lo largo de un amplio rango de sectores, incluyendo la agricultura, agua potable, salud y turismo, y ha entregado un completo marco de referencia sustentado por información, parámetros y otras medidas que pueden ser utilizadas para realizar diálogos de política económica que respondan a estos desafíos en el mediano plazo.

“Es por estas razones que la CEPAL ha estado abogando por la iniciativa de canje de la deuda para la adaptación al cambio climático. Esta es nuestra contribución para enfrentar de inmediato el problema de la gigantesca deuda de las economías del Caribe y su necesidad de generar los recursos necesarios para financiar la construcción de medidas de resiliencia”, enfatizó Diane Quarless.

Posteriormente, Daniel Titelman presentó los detalles de esta propuesta, basada en la creación de un Fondo de Resiliencia del Caribe (CRF) el cual podría proveer de financiamiento para la inversión en resiliencia climática, crecimiento verde y transformación estructural de las economías de la región. Esta propuesta, que fue lanzada originalmente hacia fines de 2015, ya ha sido puesta a consideración de los países en varios foros internacionales.

El funcionario de la CEPAL recordó que el peso de la deuda total del Caribe escaló hasta los 52.000 millones de dólares en 2015, lo que representa más del 70% del producto interno bruto (PIB) subregional. Esta deuda tiene sus raíces en choques externos, pero ha sido potenciada por las inherentes debilidades y vulnerabilidades estructurales de los países, y particularmente por los eventos climáticos extremos. La acumulación de deuda ha sido causada por los mayores gastos que han debido incurrir los gobiernos para enfrentar los impactos de estos eventos extremos y las dificultades generadas a partir del cambio climático, dado que la mayoría de los países del Caribe están ubicados en el cinturón de huracanes y son además propensos a sufrir terremotos y otros peligros, explicó Titelman.

A todo lo anterior se agrega la clasificación de la mayoría de las naciones del Caribe como países de renta media o alta, situación que presente una serie de desafíos, advirtió el director de la CEPAL. Entre ellos el más importante es la limitación de acceso a financiamiento concesional externo y la disminución de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) para el Caribe. Asimismo, el criterio de PIB per cápita falla al no reconocer las amenazas derivadas de los desastres naturales, como los huracanes, o los choques económicos.

En este contexto, la propuesta de la CEPAL para el alivio de la deuda del Caribe busca ayudar a estas economías a mitigar y adaptarse a las consecuencias del cambio climático junto con reducir su carga de deuda, incrementar su crecimiento económico y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.