Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Alicia Bárcena: nadie se salva solo, urge reforzar y expandir los esquemas de integración productiva regional

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, participó hoy en el Foro Impacto Económico y Social del COVID-19 y desafíos futuros para Centroamérica y República Dominicana, en donde destacó el desempeño del Mercado Común Centroamericano.

20 de agosto de 2020|Noticia

La pandemia provocada por el coronavirus (COVID-19) ha intensificado los problemas estructurales y la urgencia por cambiar el modelo de desarrollo en la región. La crisis será más larga e intensa de lo que se esperaba, por ello es urgente reforzar y expandir los esquemas de integración productiva regional, afirmó hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). 

La alta funcionaria de las Naciones Unidas participó en el Foro Impacto Económico y Social del COVID-19 y desafíos futuros para Centroamérica y República Dominicana, organizado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), en el marco de la celebración de su sexagésimo aniversario.

En el primer bloque intervinieron también Dante Mossi, Presidente Ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE); Domingo González, Secretario Ejecutivo del Consejo Monetario Centroamericano (SECMCA) y Melvin Redondo, Secretario General de la Secretaria de Integración Económica Centroamericana (SIECA).

Durante su exposición, Alicia Bárcena abordó los efectos socioeconómicos del COVID-19 en Centroamérica y la República Dominicana, y las principales medidas implementadas por los Gobiernos para mitigar estos efectos, así como las experiencias de políticas puestas en práctica en otros países de América Latina y las lecciones aprendidas.

La máxima representante de la CEPAL recordó que la pandemia ha intensificado los problemas estructurales y la urgencia por cambiar el modelo de desarrollo. Además, indicó que Centroamérica y República Dominicana han enfrentado fuertes caídas en cuatro canales de transmisión: comercio, remesas, inversión y turismo.

“Estamos muy conscientes de la caída de la economía mundial (-5,2%), 90% de los países del mundo tienen caídas. Se estima que el comercio tenga una caída de -32% y quizás lo más importante es que la recuperación va a ser muy lenta e incierta. Nuestra región atravesará la peor crisis en 100 años y se avizora en más de una década pérdida. El PIB per cápita de nuestra región va a retroceder de 2020 a 2010 y la pobreza, al 2005. La crisis ha sido más larga e intensa de lo que se esperaba y, por lo tanto, ha requerido de políticas fiscales muy activas y monetarias”, advirtió la Secretaria Ejecutiva.

Agregó que Centroamérica y República Dominicana, al igual que toda América Latina, están enfrentando una muy baja cobertura de salud y protección social, alta informalidad, pobreza, desigualdad y fragilidad productiva, lo cual ha exacerbado el impacto del COVID-19.

En Centroamérica y República Dominicana se va a registrar una caída de la economía equivalente al -6,2% promedio. En el caso de las exportaciones, los países más afectados son El Salvador, Panamá y República Dominicana, debido al impacto en los servicios. En tanto, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Nicaragua tienen una variación positiva gracias a sus exportaciones de bienes médicos o agrícolas, agregó.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL señaló que el colapso del turismo para Centroamérica ha sido lo más grave, ya que se calcula que en total ha caído un 50%. Del mismo modo, han caído fuertemente las remesas, aunque en el segundo semestre se han recuperado gracias a los subsidios de Estados Unidos.

La Secretaria Ejecutiva también resaltó que para enfrentar la pandemia e impulsar la reactivación se requiere mecanismos sistémicos de cooperación financiera, así como de estructuras tributarias progresivas y eficientes para financiar el desarrollo sostenible en toda América Latina y el Caribe.

“El pago de intereses representa un porcentaje significativo del gasto. El gasto en salud en muchos de los países es inferior al pago de intereses”, afirmó Bárcena.

En otro ámbito, Alicia Bárcena resaltó que la CEPAL siempre le ha dado mucha importancia a la facilitación del comercio para generar una logística más eficiente, fluida y segura. Un ejemplo de ello es el Plan de Desarrollo Integral (PDI) para los tres países del norte de Centroamérica y México. Asimismo, destacó la resiliencia del comercio entre los miembros del Mercado Común Centroamericano (cayó solo 5,6%, mientras el resto entre un 20% y un 31%).

“El esquema más resiliente de integración intrarregional es el Mercado Común Centroamericano. Yo diría que el Mercado Común es el que se lleva la medalla de oro en nuestra región en términos intrarregionales, claro que hay que aumentarlo y ojalá encadenarse a otros mecanismos de integración regional”, agregó.

Durante su intervención, la Secretaria Ejecutiva presentó un ejercicio de reactivación pro-empleo y valor agregado que la CEPAL está realizando con El Salvador. El objetivo es, a través de una matriz insumo-producto, evaluar los sectores económicos más virtuosos, los que no están teniendo un impacto en el valor agregado y, finalmente, los que no están generando empleo ni contribuyendo al valor agregado.

“Este ejercicio ya lo tenemos disponible para todos los países de la región, es por ello que nuestra idea es colaborar con el BCIE y ver si podemos implementarlo para todos los países e ir evaluando cuáles son esos sectores que podrían tener mejores capacidades para el futuro”, explicó.

Finalmente, Alicia Bárcena destacó que, para alcanzar un Estado de Bienestar, la región requiere cambiar la estrategia.

“No se puede seguir dependiendo de mano de obra barata, es imprescindible el crecimiento del empleo, de la productividad e incorporar nuevas tecnologías, pero también es necesario un nuevo pacto social y fiscal”, concluyó.

Contacto

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase