Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Cooperación y solidaridad entre países son fundamentales para combatir la pobreza

El convenio entre la CEPAL, Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza y América Solidaria promoverá actividades conjuntas que contribuyan al cierre de brechas sociales.

2 de noviembre de 2011|Comunicado de prensa

44776-convenioPobreza2-FundPobreza-17oct-OK3.jpg

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, se dirige a los asistentes durante la firma del convenio.
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, se dirige a los asistentes durante la firma del convenio.
Foto: gentileza Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza

(17 de octubre, 2011)  La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Fundación América Solidaria y la Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza suscribieron hoy un acuerdo de cooperación para desarrollar actividades conjuntas en el combate a la pobreza.

La cooperación técnica, el desarrollo de conocimientos, la integración y la solidaridad entre los países de América Latina y el Caribe son fundamentales para reducir las brechas sociales, territoriales y económicas y así ayudar en el combate a la pobreza, señalaron hoy las tres instituciones, en coincidencia con el Día Internacional para  la Erradicación de la Pobreza.

El convenio fue firmado en Santiago de Chile por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Benito Baranda, Presidente de la Fundación América Solidaria, y Rodrigo Jordán, Presidente de la Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza.

"La erradicación de la pobreza y el logro de la equidad son esenciales para el ejercicio de la ciudadanía y el respeto de la dignidad humana", señaló Alicia Bárcena durante la ceremonia en el Centro Cultural Gabriela Mistral de la capital chilena. "Ha llegado la hora de la igualdad en la región, lo cual requiere de un papel más activo del Estado en el bienestar, mediante un incremento sostenido del gasto social, avances en materia de institucionalidad social y transferencias de ingreso con un claro efecto redistributivo", agregó.

Recordó que hacia 2010 la pobreza afectaba al 32,1% de la población de América Latina , lo que representa una disminución de 11,9 puntos porcentuales desde 2002, año en el cual la pobreza y la indigencia alcanzaron sus niveles más altos desde 1990, gracias al crecimiento económico sostenido experimentado por la región entre 2003 y 2008, y al incremento de las transferencias públicas de recursos a los más pobres.

Dijo que en 2011 seguramente se mantendrá la tendencia. La CEPAL dará a conocer a fines de noviembre su informe anual Panorama social de América Latina, en el cual entregará sus previsiones actualizadas sobre la pobreza en la región.

Advirtió que el horizonte para 2012 es incierto, dada la volatilidad de la situación económica internacional, lo que presenta riesgos de contracción del crecimiento y un posible incremento de la pobreza en la región.  A esto se suma el aumento de precios de los alimentos y la energía, que podría afectar las condiciones de vida de la población.

"Todos estos elementos subrayan la relevancia de desarrollar esfuerzos sistemáticos tendientes a la erradicación de la pobreza y de logro de una mayor igualdad. Las alianzas y asociaciones entre instituciones del Estado, agencias de cooperación internacional y organizaciones de la sociedad civil, deberían contribuir sustancialmente al cierre de brechas sociales en los países de la región", indicó Bárcena.

De acuerdo con el convenio firmado con las fundaciones América Solidaria y Nacional para la Superación de la Pobreza, la CEPAL proveerá investigación, diagnóstico y medición de la pobreza, recomendaciones de política pública y formación de profesionales, entre otras actividades de cooperación.

Benito Baranda llamó a trabajar en "la construcción de políticas sociales inclusivas, que contribuyan a superar la pobreza y disminuyan la desigualdad y la exclusión, desde y con las personas, familias y comunidades que hoy se encuentran en esa situación".

Rodrigo Jordán indicó por su parte que se deben "articular las políticas orientadas hacia las peores formas de pobreza, con aquellas que trabajan para abordar los problemas de la nueva pobreza y las clases medias emergentes".

"Debemos lograr que en el país y en el continente, independiente de la cuna de origen o la "suerte", todos puedan experimentar experiencias equivalentes en satisfacción, realización y significación. Esto implica un mayor esfuerzo financiero y cambios en la lógica de entender y actuar sobre la pobreza", puntualizó Jordán.

Ver también:

Para consultas, contactar a la Unidad de Información Pública y Servicios Web de la CEPAL. Correo electrónico: dpisantiago@cepal.org ; teléfono: (56 2) 210 2040.

Síganos en: Twitter, Facebook, Flickr y YouTube.

 

Contacto

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase