Pasar al contenido principal
Disponible enEspañol

Tributación directa en América Latina: equidad y desafíos. Estudio del caso de México

Publication cover

Tributación directa en América Latina: equidad y desafíos. Estudio del caso de México

Autor institucional: German Agency for Technical Cooperation-NU. CEPAL. División de Desarrollo Económico Descripción física: 59 páginas. Editorial: CEPAL Fecha: agosto 2009 Signatura: LC/L.3093-P ISBN: 9789213233276

Descripción

La reforma del sistema tributario ha sido uno de los asuntos de política pública más discutidos en México durante el último cuarto de siglo. El país ha transitado por un largo, aunque incompleto, camino de reformas fiscales ante la necesidad de contar con una estructura tributaria moderna y competitiva en el contexto de un proceso de apertura y modernización económicas. A pesar de los logros alcanzados en materia de eficiencia, el sistema tributario no ha logrado construir una base suficiente y estable de ingresos públicos.Las insuficiencias recaudatorias del sistema tributario derivan de su propia estructura. Diversas actividades productivas y sectores económicos obtienen tratamientos preferenciales de dudosa justificación económica o administrativa. México destina aproximadamente la mitad de cada peso recaudado en otorgar algún tipo de tratamiento preferencial. En términos de equidad, los tratamientos especiales en materia de IVA e Impuesto sobre la Renta de individuos, así como las deficiencias estructurales en la administración del impuesto predial, representan los mayores desafíos de reforma.La existencia de sistemas tributarios complejos de aplicar y de limitada generalidad, suele abrir amplias avenidas de elusión y evasión fiscales. El caso de México no es la excepción. Sobre la base de información proveniente de cuentas nacionales y de la encuesta ingreso-gasto, el presente estudio aproxima la evasión del Impuesto sobre la Renta a un 36 por ciento en promedio durante el período 2002-2006.La alta dependencia en fuentes de ingresos petroleros, aunado a un marco político-institucional que dificulta la aprobación de reformas estructurales, ha permitido diferir por lo menos dos décadas una reforma que eleve los niveles recaudatorios. La realidad económica suele ser el detonante que despierta en los actores políticos un genuino sentido de urgencia para efectuar dichas reformas. El momento para la reforma fiscal en México parece haber llegado irremediablemente a finales de la primera década del siglo veintiuno.