Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

El regreso de la vulnerabilidad y las ideas tempranas de Prebisch sobre el "ciclo argentino"

Publication cover
Autor: O'Connell, Arturo Signatura: LC/G.2150-P p. 53-67 diciembre 2001

Descripción

Hay algo paradójico acerca del auge y caída --quizá podríamos hablar de un auge renovado-- del pensamiento de Raúl Prebisch sobre las que en los primeros años de su vida intelectual se habrían denominado economías de productos primarios. En paralelo con lo que había ocurrido con la economía del desarrollo en general, a principios de los años sesenta su pensamiento se venía desestimando progresivamente tanto en el discurso público como académico.
Las críticas más generosas esgrimidas contra las teorías de Prebisch las describían como claramente anticuadas. Desde esa perspectiva, habrían sido satisfactorias como una interpretación de los acontecimientos en los años patológicos de la depresión de los años treinta o al término de la Segunda Guerra Mundial, dominados por la escasez y los controles gubernamentales.
Pero en la economía mundial en rápido crecimiento de los años sesenta, con una apertura progresiva a las transacciones internacionales, se suponía que aquello que --de manera exagerada-- se consideraba la doctrina Prebisch sobre la sustitución de importaciones y el intervencionismo del Estado ya no era aplicable. Ahora bien, los protagonistas de esas críticas eran esencialmente los partidarios de la liberalización de las entonces denominadas economías en vías de desarrollo.
Había que derribar las barreras a las importaciones, eliminar los controles cambiarios y los países tenían que apostar toda su suerte a la rápida expansión de las exportaciones que emanaría de la mayor eficiencia lograda con estas medidas. Su éxito, tal vez basado no sólo en su capacidad para la argumentación intelectual,
ha sido fenomenal. Las décadas siguientes han sido testigos de la adopción, primero gradual y renuente, en la mayoría de los casos, y como una estampida en la última década de, precisamente, esas políticas. ¿Y cuáles han sido las consecuencias de todas esas reformas? Un nivel de inestabilidad extraordinario o crisis reiteradas que afectan a las que ahora han pasado a llamarse "economías emergentes", altamente vulnerables a los shocks económicos internacionales.
Aquellos que cuestionaban las ideas de Prebisch, tras haber conseguido reinstaurar una economía mundial muy similar a la de comienzos del siglo XX o de
fines del decenio de 1920, han terminado por hacerle un grandísimo favor intelectual. El pensamiento de Prebisch sobre las dificultades de una economía "periférica" abierta en un entorno de globalización financiera resulta de una palpitante actualidad.
Por lo tanto, en este artículo se procurará demostrar
que los problemas económicos latinoamericanos
reflejan las circunstancias de fines del decenio de 1920
y, por cierto, de la década que siguió a la depresión.
Y, así, repentinamente el pensamiento de Prebisch recobra
toda su relevancia actual. De hecho, se hará referencia
a un Prebisch en sus primeras etapas, el que
escribía a fines de los años veinte y comienzos de los
treinta. Ese Prebisch estaba más preocupado por lo que
podrían denominarse problemas macroeconómicos de
corto plazo y no con lo que más adelante se denominarían
problemas del desarrollo, a los que dedicó sus
años cepalinos.
Este artículo está organizado como sigue. Primero,
se tratará el carácter cada vez más inestable de la
economía mundial en el último cuarto de siglo y su
impacto sobre nuestra región. Segundo, se establecerán
algunos paralelos con la economía argentina del
período entre guerras. Tercero, se examinará la evolución
inicial del pensamiento de Prebisch a fines de los
años veinte relacionado con el estudio de esa economía.
Por último, se estudiarán sus primeras reacciones
a los años de la depresión.
Se verá cuán claras y representativas, incluso para
las realidades de hoy, eran las concepciones de
Prebisch sobre los problemas de una economía incipiente
"de mercado emergente" incluso aunque pueda
haber discrepancias sobre sus propuestas específicas de
política económica.