Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Tejidos urbano-rurales para el desarrollo inclusivo en Colombia

Cuenta para el desarrollo
2 de enero de 2018 a 31 de diciembre de 2021|Proyecto/Programa

Resumen Ejecutivo

El aislamiento de algunos territorios y poblaciones en Colombia --debido a una geografía compleja y a la debilidad del estado, agravada por el conflicto armado-- ha dejado a grupos poblacionales excluidos de los caminos del progreso, afianzando el sesgo urbano del desarrollo.
Sumado a esto, la falta de capacidades institucionales para gestionar el desarrollo local y la fragmentación sectorial y funcional de las inversiones dificultan la superación de los obstáculos que impiden el progreso.
Por estas razones, el proyecto Tejidos urbano-rurales para el desarrollo inclusivo en Colombia, implementado por la CEPAL, plantea el fortalecimiento de dichos tejidos como una alternativa para la integración espacial, la inclusión social y el desarrollo en los territorios.
Sus objetivos son:

i) Plantear nuevos elementos dentro de la visión de territorio, para aportar al impulso de las áreas rurales aisladas

ii) Recoger conocimiento y experiencias de vínculos urbano-rurales existentes para mostrar el potencial de políticas más flexibles con respecto a diferentes territorios

iii) Fomentar sinergias entre los diferentes actores que trabajan en los territorios y

iv) Formular recomendaciones de diseño e implementación de políticas públicas territoriales como resultado del proceso.

Estrategia de Implementación

Una definición integral de territorio
El primer paso hacia el fortalecimiento de los tejidos urbano-rurales es adoptar una noción integral del territorio, ya que el enfoque de política unidireccional (urbano-rural) ha resultado en vínculos débiles y asimétricos entre los territorios y no ha logrado impulsar oportunidades que fomenten beneficios mutuos para las ciudades y el campo.

Los tejidos urbano-rurales constituyen una comprensión más dinámica de las conexiones territoriales, que incluye flujos de: personas, bienes, información, tecnología, recursos naturales, así como tradiciones e interacciones culturales, cadenas de valor, etc. De esta manera, el territorio se convierte en una forma fluida y densa con diversos grados de urbanización-ruralidad y se interpreta como la base geográfica de las interacciones humanas.

Al hablar de territorio nos referimos a un área en particular, impulsada por la conjunción entre características geofísicas, relaciones históricas individuales y colectivas, y fuerzas económicas, tecnológicas, sociopolíticas, culturales y ambientales (CEPAL, 2012), que supera los límites político-administrativos.

Acercamiento a los territorio y las experiencias locales

Basándose en esta aproximación al territorio, la CEPAL quiere documentar y analizar de 10 a 15 casos de tejidos urbano-rurales dentro del territorio colombiano y trabajará en dos territorios estratégicos de los que se pueden aprender lecciones para la política pública. A saber: i) Medellín como centro del Valle de Aburrá e ii) Ibagué (Tolima). Los criterios para seleccionar los casos son: a) que ya existan y estén afianzados en el territorio, b) que involucren a múltiples actores territoriales, c) que sean iniciativas sostenibles, d) que estén compuestos por áreas urbanas, intermedias y rurales conectadas, d) que tengan potencial para estudiar vínculos sólidos entre zonas rurales y urbanas y e) haber tenido afectación por el conflicto armado.

El propósito con esto es incorporar el conocimiento de estos tejidos urbano-rurales a las recomendaciones para construir mejores políticas inclusivas y para dar a conocer nuevas dinámicas y interacciones que promueven el conocimiento, la innovación y la difusión entre diversos actores en las dimensiones social, productiva y cultural. Esto permitirá comprender las interrelaciones y dinámicas de los territorios y su papel en el desarrollo.

Redes de actores

La CEPAL considera vital el involucramiento de múltiples actores para el desarrollo del proyecto pero también para el desarrollo rural mismo. El encuentro de objetivos  comunes entre las comunidades y los gobiernos locales y regionales es crucial para identificar los mecanismos formales e informales para aprovechar las oportunidades de promoción del desarrollo y para impulsar mejores arreglos institucionales y mecanismos de implementación más efectivos que estén en línea con las realidades territoriales.

El proyecto quiere fomentar intercambios y redes de experiencias y conocimiento entre actores interesados tanto a nivel nacional como local; por esto ha identificado los siguientes aliados estratégicos: a) entidades de la ONU que serán invitadas a asistir y a participar en los eventos y el proceso, b) los responsables políticos a nivel nacional que incluyen representantes del DNP, ministerios e instituciones públicas con responsabilidades en el desarrollo rural y regional y c) partes interesadas y responsables políticos a nivel local que incluirán representantes de entidades gubernamentales locales, cámaras de comercio, asociaciones, cooperativas, grupos de
base comunitaria (redes de asociaciones de jóvenes, asociaciones productivas, culturales, medioambientales), cajas de compensación familiar, ONG con experiencia reconocida, academia, (think tanks regionales o locales, universidades), entre otros. 

Recomendaciones de política pública

Como resultado del proceso anterior, la CEPAL planteará recomendaciones para el diseño e implementación de políticas inclusivas e integrales que reflejen las alianzas entre territorios y la importancia de fortalecer los vínculos recíprocos entre las áreas rurales y urbanas, a fin de acelerar el avance hacia un desarrollo sostenible y equitativo. Al final de la implementación CEPAL espera haber logrado 1) El fortalecimiento de las capacidades de formuladores de políticas en Colombia a nivel nacional y local para integrar el enfoque de los tejidos urbano-rurales en las políticas de desarrollo inclusivo, con un enfoque particular en los jóvenes, y 2) Capacidades mejoradas de actores locales para identificar y promover iniciativas sostenibles para reforzar los vínculos urbanos rurales. 

Se hará especial énfasis en los proyectos que involucren a los jóvenes, a las mujeres y sensibilidad por la protección del medio ambiente. La intención de involucrar a los jóvenes es promover sus capacidades e identificar oportunidades para que puedan convertirse en líderes de la transformación de sus territorios. El proyecto, también, analizará la participación de las mujeres en los proyectos territoriales, y buscará experiencias y mejores prácticas que contribuyan a fortalecer su autonomía y liderazgo. Por último, se prestará especial atención a proyectos productivos inclusivos y cadenas de valor basadas en el enfoque bioeconómico que promueva y proteja la biodiversidad y las culturas indígenas y locales. Dado el potencial biológicamente diverso de Colombia, las grandes cuencas hidrográficas y los ecosistemas estratégicos, es una prioridad hacer un uso sostenible del capital natural, que tiene lugar en los procesos de toma de decisiones en los territorios; en el proceso de comprensión de los vínculos rurales, el flujo y la gestión de los recursos naturales y los desechos es un problema transversal.

Actividades:

Para materializar los objetivos y logros propuestos se plantean las siguientes actividades presentadas en orden cronológico.

1. Un reporte conceptual que es el marco analítico para la implementación del proyecto. Se realizará una revisión de la literatura y se indagará por políticas orientadas a superar la brecha rural-urbana mediante la incorporación del enfoque de interdependencias y funcionalidades en los marcos de desarrollo.
2. Un taller con autoridades nacionales, locales y expertos en tejidos urbano-rurales y desarrollo territorial, para presentar el proyecto, crear atención hacia los temas que está promoviendo y compartir el marco analítico mencionado. Los participantes harán aportes sobre el tema para enriquecer los propósitos del proyecto, establecer redes de trabajo conjunto hacia objetivos comunes y combinar estrategias para crear un mayor impacto.
3. Dos estudios en cada uno de los dos territorios seleccionados para analizar sus diversas dinámicas y oportunidades. El documento está compuesto por una caracterización territorial (socioeconómica, política, cultural, histórica, geográfica y ambiental) y una primera identificación de tejidos urbano-rurales, y de aliados estratégicos.

4. Dos talleres en cada territorio. El contenido del taller es siempre el mismo pero uno está dirigido a los actores e iniciativas urbanas, y el otro será adaptado a la población rural. Cada taller se realizará de forma conjunta con los socios estratégicos y los expertos para compartir conocimientos sobre iniciativas sostenibles que conectan los territorios rurales y urbanos en la zona, y discutir líneas de acción relacionadas con los objetivos de este proyecto.
5. Un documento que recoge y presenta los conocimientos adquiridos en las actividades anteriores: talleres territoriales, estudios de los territorios, reunión con actores interesadas. Además, que analiza cómo promover iniciativas sostenibles en los territorios que refuercen los tejidos urbano-rurales y cómo identificar aliados estratégicos
6. Dos reuniones de desarrollo de capacidades con actores locales (1 en cada territorio) para fortalecer sus competencias para identificar y promover iniciativas sostenibles que refuercen los tejidos urbano-rurales en sus territorios. Es un espacio diseñado para compartir conocimientos y brindar asesoría sobre cómo incorporar el enfoque de los tejidos urbano-rurales y las recomendaciones del proyecto a las iniciativas que apoyan, lideran y de las que hacen parte los asistentes.
7. Un documento de síntesis orientado a la formulación de políticas públicas que recoja los resultados y las contribuciones del proyecto, incluidas las recomendaciones para incorporar el enfoque de tejidos urbano-rurales en la política de desarrollo inclusivo. Este documento es el producto principal del proyecto, reúne los conocimientos adquiridos en el estudio, los aportes de los participantes y las experiencias y recomendaciones del trabajo a nivel territorial.
8. Como cierre se realizará un seminario nacional para mostrar y difundir los resultados, las recomendaciones de políticas y las lecciones aprendidas del proyecto. Se llevará a cabo en Bogotá y se preparará con los aportes y la participación de los expertos, entidades colaboradoras de la ONU y consultores que trabajaron en la implementación del proyecto. Se dirigirá principalmente a los responsables de la formulación de políticas a nivel nacional, representantes de partes interesadas relevantes del nivel local, especialistas, investigadores y comunicadores estratégicos.