Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Alicia Bárcena insta a apostar por un nuevo estilo de desarrollo que ponga fin a la desigualdad

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL dictó hoy la primera parte del curso La igualdad en el centro del desarrollo sostenible, en el marco del Programa Grandes Maestros de la Universidad Nacional Autónoma de México.

14 de febrero de 2018|Noticia

pantallazo_1.jpg

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, durante su presentación.
Foto: CEPAL.

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, instó hoy a apostar por un nuevo estilo de desarrollo más sostenible, que ponga fin a la desigualdad imperante en la región.

La alta funcionaria de las Naciones Unidas dictó hoy en Ciudad de México la primera parte del curso La igualdad en el centro del desarrollo sostenible, realizado en el marco del Programa Grandes Maestros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La máxima representante de la CEPAL precisó que alcanzar un nuevo estilo de desarrollo no es una propuesta técnica, sino una tarea política que requiere, entre otras medidas, de una dirección clara y de cambiar la conversación entre el Estado, el mercado y la sociedad.

“Necesitamos un nuevo conjunto de instituciones y coaliciones que promuevan las políticas a nivel global, regional, nacional y local”, puntualizó.

Durante su presentación, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL realizó un análisis sobre el contexto socioeconómico regional y sobre las principales tendencias y brechas estructurales que caracterizan el desarrollo de la región.

También abordó el flagelo de la desigualdad imperante en la región latinoamericana y develó la cultura del privilegio y sus expresiones.

Bárcena advirtió que América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo en la distribución personal del ingreso, con un coeficiente de Gini promedio de 0.5, por encima del África Subsahariana.

Señaló que mantener altos niveles de desigualdad implica resignarse a mayores tasas de pobreza y añadió que en la región la pobreza tiene rostro de mujer.

Precisó que las desigualdades territoriales son más marcadas en América Latina y el Caribe que en otras partes del mundo y señaló que la infraestructura es insuficiente para integrar las subregiones y fortalecer los flujos de comercio intrarregional.

Asimismo, alertó que 33% de latinoamericanos y caribeños no tienen acceso a la protección social y advirtió que la región es una zona altamente vulnerable al cambio climático, pese a que contribuye sólo con el 12% de las emisiones globales.

En esa línea, recordó que los costos de los desastres naturales en la región entre 1970 y 2017 alcanzaron los 258 mil millones de dólares y que la temporada de huracanes en las islas afectadas significó un costo que supera los 50 puntos del PIB.

La máxima representante de la CEPAL afirmó que en la existencia y la profundización de la desigualdad existe una corresponsabilidad entre el Estado, el mercado y también la sociedad.

Añadió que el desencanto imperante “nos ha llevado a una fragmentación, a un individualismo, a desunirnos y a dejar de construir un proyecto colectivo” que se debe retomar.

El curso La igualdad en el centro del desarrollo sostenible, concluía el jueves 15 de febrero con los desafíos de implementar la Agenda 2030 en la región y el estudio de la propuesta de la CEPAL de un gran impulso ambiental para la igualdad y la sostenibilidad del desarrollo.

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase