Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

La Oficina de CEPAL en Montevideo estudia la relación entre crecimiento, pobreza y distribución del ingreso en Uruguay en el período 2006-2016.

Con el objetivo de describir y comprender de mejor manera los factores determinantes en esta relación, se realiza un análisis descriptivo de los principales indicadores y se utilizan metodologías que permiten descomponer la variación en la tasa de pobreza en distintos factores.

16 de noviembre de 2018|Nota informativa

En el marco del convenio de cooperación técnica entre la CEPAL y el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) del Uruguay, se analiza mediante diferentes metodologías, si se produjo un cambio en el patrón de crecimiento que afecte de manera diferencial a las personas en situación de pobreza, a partir del enlentecimiento en la tasa de disminución de la incidencia de la pobreza a partir de 2011. 

Según las metodologías de Günther & Grimm (2007) y Chen & Ravallion (2001) el crecimiento en el período 2006-2016 fue pro-pobre en términos absolutos y relativos. Este resultado es opuesto al encontrado por Amarante y Perazzo (2009) para el período 1991-2006, donde se concluye que el patrón de crecimiento económico fue anti-pobre, tanto en términos relativos como absolutos.

La clasificación de pro-pobre se mantiene para los dos sub-períodos estudiados (2006-2011 y 2011-2016), lo que indica que el enlentecimiento en el ritmo de crecimiento económico no modificó el patrón de crecimiento en términos de pobreza. En lo relativo al peso relativo de ambos efectos en la variación total, se observa que en el período de bajo crecimiento económico aumenta la importancia del efecto distributivo como fuente de disminución de la pobreza.

Por último, se realiza un análisis sectorial donde se encuentra una alta contribución de los ocupados en el sector “Comercio” en el descenso de la tasa de pobreza en el período, seguido de los sectores “Industrias manufactureras” y “Servicio doméstico”. En lo relativo a la categoría de ocupación, se destaca la contribución de los asalariados privados, explicando el 54,8% de la variación total.

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase