Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

La CEPAL señala que la integración regional con plena participación de las mujeres en los sectores dinamizadores es clave para una recuperación con igualdad

El 26, 27 y 28 de septiembre tuvo lugar el Foro sobre Género y Desarrollo de la Decimoquinta sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD-15), en el que la Directora de la División de Asuntos de Género de la CEPAL, Ana Güezmes García, participó en el panel de alto nivel: construyendo sociedades y economías que promuevan la igualdad de género: ¿cuál es el rol del comercio?

29 de septiembre de 2021|Nota informativa

En el panel, las y los expositores reflexionaron en torno a la importancia de la igualdad de género para construir sociedades resilientes, inclusivas y sostenibles, y comentaron sobre el rol de la política comercial, tanto a nivel nacional, como regional y mundial, para asegurar una mayor participación de las mujeres en el comercio internacional.

 

El evento contó con la participación de Isabelle Durant, Secretaria General Adjunta de la UNCTAD, Béata Habyarimana, Ministra de Comercio e Industria de Ruanda, Ville Skinnari, Ministro de Cooperación al Desarrollo y Comercio Exterior de Finlandia y  Ana Güezmes García, Directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

 

“El comercio internacional no es neutro a las desigualdades de género” señaló Ana Güezmes García al comienzo de su intervención. “Ya antes de la pandemia, a pesar del talento de las mujeres y de la paridad en la educación, apenas la mitad de ellas estaban insertas en el mercado laboral, en comparación a los hombres donde esta cifra asciende al 75%. Además, 6 cada 10 mujeres se encontraban trabajando en sectores con alto riesgo de ser afectados por la pandemia del COVID-19, como el comercio, la manufactura, el turismo y el trabajo doméstico remunerado”.

 

Güezmes García señaló que en la región existen muchas asimetrías. “Por ejemplo, en América del Sur 1 de cada 10 mujeres se emplean en el sector exportador, considerando tanto el empleo directo como indirecto, mientras en Centroamérica, México y algunos países del Caribe,  esa participación es casi el doble. No obstante, cuando vemos en qué sectores se concentran las mujeres, ellas están ocupadas en la industria textil y en el turismo, mientras que los hombres están distribuidos en más sectores de la economía”.

 

Por tanto, “cuando analizamos el comercio internacional desde una perspectiva de género, no solo hay que mirar la cantidad de empleo, sino las condiciones laborales y la distribución sectorial”. Para retratar lo anterior, comentó sobre la características laborales del turismo, un sector que concentra un gran cantidad del empleo de las mujeres de la región y que fue fuertemente afectado por la pandemia: “En el turismo, un 70% de las mujeres se emplean en empresas de menos de 5 personas, y solo 1 de 4 tiene acceso a la seguridad social”, señaló.

 

Güezmes García recordó que en el Compromiso de Santiago aprobado por los Estados miembros de la CEPAL en el marco de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, se expresa la importancia de alinear la política comercial con los derechos de las mujeres. Señaló al respecto que es clave que el comercio contribuya a que las mujeres  accedan a  empleos de calidad, y que las empresarias puedan acceder en igualdad de condiciones a los mercados internacionales. Para eso, dijo Güezmes García, se necesitan evaluaciones del impacto sobre los derechos humanos de las mujeres de las políticas, inversiones y acuerdos comerciales, tal como acordaron los Gobiernos.

 

Posteriormente, la Directora de la División de Asuntos de Género de la CEPAL abordó los impactos de la crisis por COVID-19 en la autonomía económica de las mujeres. “La crisis ha puesto en evidencia las desigualdades estructurales, incluida las desigualdades de género, y además los impactos diferenciados sobre las mujeres indígenas, mujeres rurales, mujeres migrantes” dijo, haciendo eco de la importancia de incorporar un enfoque interseccional en el comercio internacional.

 

Refiriéndose al proceso de recuperación económica, Güezmes García alertó : “Desde CEPAL estimamos que para el 2021 las exportaciones aumentarían un 22%, impulsadas por un alza del 16% en los precios y una expansión del 6% en el volumen. Si bien es una buena noticia que las exportaciones aumenten, es clave alertar que se recuperan por el crecimiento de los commodities, lo cual que podría reforzar la primarización de las economías de la región”. Y agregó que la cooperación y la integración regional son fundamentales para una recuperación con base en  sectores dinamizadores, como la industria digital, las manufacturas de la salud y las energías renovables. Asegurar la plena participación de las mujeres en estos sectores es clave para impulsar su autonomía económica.

 

Al cierre de su intervención Güezmes García recalcó la importancia de invertir en la economía del cuidado, garantizar la inclusión de las mujeres en las tecnologías digitales y avanzar hacia un pacto fiscal que ponga la igualdad de género en el centro de la recuperación. Y concluyó afirmando “es un tiempo  de lograr que la igualdad de genero esté en centro de las políticas comerciales y de desarrollo. Se necesitan políticas afirmativas que aceleren los cambios y que hagan que el horizonte de igualdad y sostenibilidad sea una realidad. Desde CEPAL proponemos una recuperación  transformadora, feminista, y que supere las  brechas de desigualdad en la región y en el mundo”.