Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Reforzar institucionalidad es clave para el avance de Perú en materia de desempeño ambiental

Según un informe elaborado por la OCDE y la CEPAL, pese a los notables progresos conseguidos en los últimos años, aún hay desafíos para el logro del desarrollo sostenible en el país.

31 de mayo de 2016|Comunicado de prensa

portada_informe_eda_peru_edit.jpg

Portada del informe de evaluación de desempeño ambiental del Perú
Portada del informe de Evaluación de Desempeño Ambiental Perú 2016

Continuar reforzando la institucionalidad y el sistema de gestión ambientales en todos sus niveles y asegurar la implementación efectiva de las políticas de protección del medio ambiente son parte de los desafíos que deberá afrontar Perú para facilitar el logro del desarrollo sostenible, reveló la primera Evaluación de Desempeño Ambiental (EDA) de ese país, dada a conocer hoy en Lima.

La evaluación, implementada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), a solicitud del Gobierno de Perú, constató avances notables en el desarrollo de una estrategia ambiental institucional desde inicios de la década de 2000 hasta la fecha.

La presentación del informe contó con la presencia del Ministro de Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal; el Viceministro de Gestión Ambiental, Mariano Castro; el Jefe de la Unidad de Políticas para el Desarrollo Sostenible de CEPAL, Carlos De Miguel; el Embajador de Alemania en el Perú, Jörg Ranau; y Gerard Bonnis de la OCDE.

El documento, que contiene 66 recomendaciones orientadas a la mejora del desempeño ambiental, el desarrollo de políticas públicas y toma de decisiones informadas en el país, señala que Perú cuenta con algunos buenos indicadores medioambientales, entre los que se destacan una generación de residuos moderada, un reducido parque vehicular y una contribución modesta al cambio climático, pero tendencias preocupantes.

Por ello, en los próximos años el país debe garantizar que la estrategia de crecimiento verde sea un elemento central del desarrollo, fomentar un mayor uso de los instrumentos económicos para la gestión ambiental, en particular los impuestos ambientales, y asegurar una mejor gestión ambiental en las industrias extractivas, plantea el informe.

La evaluación añade que Perú debe también incentivar el aprovechamiento sostenible del rico patrimonio natural y de las oportunidades que el país ofrece para la ecoinnovación y el desarrollo de los nuevos sectores económicos, y seguir consolidando los sistemas de información, la educación, la participación y la justicia en asuntos ambientales para construir una conciencia sobre el desarrollo sostenible en todo el país.

“El informe que hoy presentamos reconoce el esfuerzo de Perú no solamente en el ámbito internacional, sino a nivel nacional”, afirmó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, en un video proyectado durante la presentación.

La alta funcionaria destacó “el esfuerzo y el valor del Gobierno de Perú, porque se trata de una de las evaluaciones más amplias que hemos hecho en términos de áreas de política y de sectores incorporados”.

Entre las recomendaciones, se cuentan la implementación de los esfuerzos encaminados a racionalizar el crecimiento de las ciudades mediante planes maestros vinculantes de desarrollo urbano; completar la Estrategia de Crecimiento Verde del Perú, y proseguir los esfuerzos por cumplir los compromisos internacionales en materia ambiental con el fin de reflejar su creciente papel en la economía de América Latina.

En la evaluación, que contó con el apoyo de la agencia de cooperación alemana GIZ (Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit), además de técnicos de Alemania, Chile y España, participaron sectores empresariales y de la sociedad civil, y representantes de los pueblos indígenas de Perú.

Esta es la cuarta evaluación que la CEPAL realiza junto a la OCDE. Las primeras se realizaron en Chile (2005 y 2016) y Colombia (2014).