Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Nueva generación de políticas industriales es fundamental para el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas de América Latina y el Caribe

Autoridades y expertos debaten en Buenos Aires en un seminario de alto nivel los desafíos de las MIPYME frente a disrupción tecnológica e incertidumbre global.

10 de octubre de 2018|Comunicado de prensa

inauguracion_675.jpg

Panel de inauguración del seminario MIPYME realizado en Buenos Aires, Argentina
Panel de inauguración del seminario MIPYME realizado en Buenos Aires, Argentina.
Foto: CEPAL

La generación de nuevas políticas industriales que impulsen ecosistemas tecnológicos es fundamental para el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas de América Latina (MIPYME), señalaron autoridades, expertos internacionales y representantes del sector público y privado que participan en el seminario Una agenda para la MIPYME frente a la disrupción tecnológica, los nuevos modelos productivos y la incertidumbre comercial. Buenas prácticas en América Latina y la Unión Europea, inaugurado hoy en Buenos Aires, Argentina.

En la reunión de alto nivel que se prolongará hasta el jueves 11, los participantes abordarán los principales desafíos de estas empresas y la construcción de estrategias de cooperación que les ayuden a superarlos. Es organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Unión Europea y la Unión Industrial Argentina (UIA).

Ante una sala abarrotada con más de 200 participantes, el encuentro fue inaugurado por Fernando Grasso, Secretario de Industria del Ministerio de Producción y Trabajo de Argentina; Jolita Butkeviciene, Directora para América Latina y el Caribe de la Dirección General de la Comisión Europea para la Cooperación Internacional y el Desarrollo (DG DEVCO, por sus siglas en inglés); Daniel Funes de Rioja, Vicepresidente UIA, Presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios de Argentina (COPAL) y Chair B20 Argentina (foro internacional de los empresarios para el G20); y, en representación de la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL Alicia Bárcena,  el Secretario Ejecutivo Adjunto del organismo regional de las Naciones Unidas, Mario Cimoli.

Fernando Grasso indicó que la infraestructura física y la conectividad son clave para que las MIPYME se puedan desarrollar. También destacó el rol que juega la educación como herramienta que entrega la capacidad de generar personas que fomenten la innovación.

“Estamos viviendo a una velocidad tremenda por el cambio de paradigma tecnológico, con un alcance transversal a nivel de la producción. Desde ese punto de vista, es importantísimo que haya un nivel de infraestructura adecuado para que las empresas puedan manejarse en un entorno que permita internalizar este tipo de tecnologías, pero también que existan políticas de sensibilización que puedan acercar a las pymes a entender lo que es esta revolución”, señaló Grasso.

Jolita Butkeviciene indicó por su parte que para poder enfrentar sus desafíos, las MIPYMES de América Latina necesitan apoyo, ya que por sí solas no podrían superarlos. “En la UE queremos tener una visión compartida con América Latina. Para nosotros no hay nada más importante que el crecimiento sostenible con empleo”, enfatizó la representante máxima del bloque europeo para la cooperación con América Latina y el Caribe.

“Necesitamos compartir asesoría técnica y lecciones aprendidas. También necesitamos un empuje, nosotros estamos aquí para apoyar, pero para ello es fundamental la creatividad. Está todo el campo abierto en vuestras manos para la cooperación mutua”, agregó Butkeviciene.

Daniel Funes señaló que Argentina es un país que tiene recursos naturales y humanos adecuados para subirse a este cambio o disrupción tecnológica en medio de las incertidumbres globales y locales. “Eso no nos va a frenar. La velocidad del cambio es tal que, o nos subimos ahora, o el atraso o el divorcio con el mundo desarrollado se agudiza”, dijo.

“Pero solos no podemos, hay una necesidad de integración. Y esa integración nos tiene que llevar a un modelo de inclusión productiva y a trabajar codo a codo para un desarrollo sostenible. Como empresarios, hemos reafirmado nuestra vocación por el multilateralismo y una integración inteligente”, añadió.

El Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Mario Cimoli, advirtió que si no se cierran las brechas de productividad y estructura productiva, no hay proceso de inclusión posible para las empresas micro, pequeñas y medianas.

“Se necesita una nueva generación de políticas industriales en América Latina y el Caribe, tal como se ha hecho en Europa. Nuestra preocupación es construir políticas que impulsen ecosistemas tecnológicos, pero esto se debe hacer en un contexto de sustentabilidad y dentro del multilateralismo. Eso es fundamental”, afirmó Cimoli.

El seminario, que se enmarca en las actividades del proyecto EUROMIPYME que la CEPAL lleva a cabo con el financiamiento de la Unión Europea, busca apoyar a los gobiernos de la región en el desarrollo de mejores políticas de fomento para la MIPYME, que representan aproximadamente el 99% de las empresas, el 61% del empleo y el 25% de la producción de América Latina.

En distintos paneles, los asistentes analizarán en particular la acelerada innovación digital que está modificando de manera radical los modelos de negocio, los procesos productivos y los patrones de consumo, situación que ha colocado en el centro de las estrategias empresariales la capacidad de construir redes y sistemas productivos debidamente articulados e integrados. También se propondrán espacios de diálogo público-privado que permitan avanzar en la formulación de nuevos lineamientos estratégicos para el diseño de medidas de apoyo para las MIPYME que consideren los cambios en el escenario competitivo global.

Durante el evento, se presentó además la publicación Mipymes en América Latina: un frágil desempeño y nuevos desafíos para las políticas de fomento, elaborada por la CEPAL con el apoyo de la Unión Europea, en la cual se analiza el desempeño de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME) de la región y las políticas e instituciones que las apoyan.

Según el documento, el esfuerzo realizado por las entidades de fomento ha permitido ampliar el marco normativo y diversificar las medidas de apoyo. No obstante, estos avances no son suficientes para enfrentar los desafíos que caracterizan el actual escenario competitivo, por lo que se hace necesario plantear un cambio profundo en el enfoque y en las modalidades de trabajo de las entidades de apoyo.