Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Alicia Bárcena llama a CELAC y UE a aprovechar la economía digital, la innovación y la lucha contra el cambio climático como conductores hacia nuevos senderos de desarrollo

En el marco de la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la CELAC y la Unión Europea, que se realizó en Santo Domingo, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL llamó a aprovechar las complementariedades que tienen ambas regiones con miras al cumplimiento de la Agenda 2030.

26 de octubre de 2016|Comunicado de prensa

América Latina y el Caribe y la Unión Europea deben aprovechar los valores compartidos y la existencia de fuertes complementariedades para contribuir a generar un gran impulso ambiental que permita transitar hacia nuevos senderos de desarrollo, afirmó hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La alta funcionaria de las Naciones Unidas participó en la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y la XLVIII Reunión de Altos Funcionarios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea, que se realizó en Santo Domingo, República Dominicana.

En el marco de la cumbre, que culminó hoy, la máxima representante de la CEPAL sostuvo un encuentro con la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y con el Director General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Stefano Manservisi, con quienes coincidió en la importancia de la cooperación entre ambas regiones, particularmente a la hora de hacer frente a los desafíos que imponen las tendencias mundiales dominantes.

“En la CEPAL estamos proponiendo nuevas coaliciones globales y el primer paso es entre Europa y América Latina y el Caribe. Si nos unimos podemos hacer una gran coalición hacia el futuro para expandir la economía, para alcanzar la igualdad y la sostenibilidad ambiental que tanto buscamos”, señaló la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Bárcena agradeció al Ministro de Relaciones Exteriores de República Dominicana y anfitrión de la Cumbre, Miguel Vargas, por su invitación y cálida acogida.

Ante los Ministros de Relaciones Exteriores de la CELAC y la UE, en tanto, Bárcena presentó el documento La Unión Europea y América Latina y el Caribe ante la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El gran impulso ambiental, elaborado por la CEPAL y la Fundación EU-LAC, con el apoyo de la Unión Europea.

Durante la presentación, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL aseguró que América Latina y el Caribe y la Unión Europea deben avanzar hacia un patrón de inversión que favorezca la innovación y el cambio estructural al tiempo que permita el desacople entre el crecimiento económico y las emisiones de carbono.

“Los dos grandes conductores de la innovación y las transformaciones son la lucha contra el cambio climático, sobre la base del Acuerdo de París, y la economía digital. Estos dos grandes cambios son los que están en el corazón del gran impulso ambiental que requiere mejores inversiones, crecimiento con sendas bajas en carbono y una nueva forma de habitabilidad en las ciudades. Junto a ello, debemos apostar por la economía circular siempre con la igualdad en el centro -valor compartido con Europa-, así como por el pleno empleo y la sostenibilidad ambiental”, afirmó.

Resaltó además que la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París, que entra en vigencia el 4 de noviembre próximo, plantean nuevos desafíos que la CELAC y la Unión Europea deben enfrentar a través de un proceso de renovación en su relación que permita abordar, avanzar e implementar el nuevo paradigma de desarrollo que comienza a emerger.

El documento presentado hoy por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL fue elaborado como un aporte a la discusión de las autoridades y funcionarios reunidos en República Dominicana, con miras la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC y la Unión Europea, que se realizará en 2017 en Bolivia.

El informe señala que la compleja coyuntura internacional caracterizada por un marcado sesgo recesivo, un aumento de la desigualdad global y la agudización de la crisis ambiental, la aceleración de la revolución tecnológica, la emergencia de nuevos actores en el sistema económico internacional y la negociación de megaacuerdos, presenta nuevos desafíos y oportunidades para los países de la CELAC y los de la Unión Europea, así como para la relación entre ambos bloques.