Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Acerca de Migración internacional

En los últimos años ha aumentado gradualmente la preocupación internacional por la protección de los derechos humanos de los migrantes. Este tema constituye un marco nuevo de creciente relevancia para la cooperación entre los Estados y la promoción de políticas migratorias. A la vez, el tema despierta injustificados niveles de controversia e inquietudes que son difíciles de enfrentar, dada la marcada contraposición entre soberanía nacional y resguardo de los derechos humanos de los migrantes en un contexto actual que enfatiza la seguridad y la lucha contra el terrorismo. 

Las complejas relaciones entre migración, derechos humanos y desarrollo son el tema principal del documento América Latina y el Caribe: migración internacional, derechos humanos y desarrollo, publicado por la CEPAL en septiembre de 2008, con el fin de orientar a los gobiernos de la región para enfrentar los desafíos y oportunidades relacionados con estos temas. En el capítulo sobre los derechos humanos de los migrantes se abordan las situaciones de mayor riesgo de vulneración, incluyendo el tráfico de migrantes y la trata de personas; la detención y deportación de los migrantes irregulares; la violencia que acompaña el cruce de las fronteras en algunos territorios y que afecta especialmente a mujeres y niños, y la integración parcial de los inmigrantes en los países receptores, que se presenta en condiciones de desprotección social y falta de respeto por los derechos laborales de los inmigrantes, entre otros factores de exclusión que enfrentan muchos migrantes latinoamericanos y caribeños en los países desarrollados. 

La investigación señala que el tráfico de migrantes y la trata de personas han tenido mayor prioridad en los programas y acciones de cooperación entre los Estados. Si bien la discriminación, la xenofobia y la vulneración de los derechos también han sido una fuente importante de preocupación, la cooperación en este plano ha suscitado menos adhesión, como lo demuestran la lentitud del proceso de ratificación de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares y los informes de la Comisión Mundial sobre las Migraciones Internacionales en 2004. A pesar que América Latina y el Caribe ha demostrado un nivel relativamente elevado de adhesión y compromiso con los instrumentos internacionales de derechos humanos, se constata que persisten limitaciones al progreso de una agenda de derechos humanos de los migrantes. En el documento se reconoce el papel protagónico que han desempeñado las organizaciones de la sociedad civil en la defensa de los derechos humanos. A la vez, se destaca que la principal responsabilidad al respecto es de los Estados, que deberían promover el conocimiento de sus instrumentos, erradicar los prejuicios que obstaculizan su aprobación y mostrar su validez como parte de la historia del derecho internacional. En la región, el cumplimiento de estas tareas es fundamental para la creación de una plataforma realista y eficaz destinada a la protección de los migrantes. 

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase