Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Estado de situación de las estadísticas ambientales en América Latina y el Caribe

De los tres pilares del desarrollo sostenible, el monitoreo/medición del progreso hacia la sostenibilidad ambiental es el más débil. La capacidad de los países de la región para informar sobre la sostenibilidad ambiental está severamente limitada por la producción insuficiente de estadísticas (e indicadores) ambientales.

Para informar correctamente sobre el desarrollo sostenible, es necesaria la recolección de datos ambientales, así como la producción regular de estadísticas ambientales dentro de los Sistemas Estadísticos Nacionales (SENs). Tradicionalmente, en la región se han producido de manera más regular estadísticas económicas, sociales y demográficas, que disponen de mayores recursos institucionales y técnicos para su elaboración. Sin embargo, existe una demanda creciente de los países de la región para producir estadísticas ambientales, por lo que representan un sector emergente, pero aún en estado de subdesarrollo en muchos casos.

En las dos últimas décadas, ha habido avances en el desarrollo de estadísticas ambientales en la región de ALC, aunque de forma muy heterogénea. En la siguiente figura (figura 1) se resumen los progresos realizados en base a tres evaluaciones llevadas a cabo por CEPAL en 1999, 2009 y 2015. De estas tres se concluye que en 2015:

  1. Existe un mayor grado de desarrollo e institucionalización de las operaciones y los equipos dedicados a las estadísticas e indicadores ambientales (más funcionarios públicos dedicados a esta área).
  2. Más países cuentan con un marco legal para producir sus estadísticas ambientales, en lo que se destaca la organización de comités interinstitucionales para la designación de competencias y planificación de actividades.
  • En relación a la cobertura temática, los países de la región desarrollan estadísticas relacionadas con aire, biodiversidad, bosques, suelo, agua y energía mayoritariamente. Un gran número de países reportaron contar con planes futuros de expandir la recopilación de datos, especialmente relativos a biodiversidad, energía, aire y minerales.
  1. En cuanto a las cuentas ambientales, al finalizar el año 2016, seis países de ALC demuestran tener un área de trabajo establecida para producir cuentas ambientales (Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, México). Otros siete países han iniciado trabajos pilotos en cuentas específicas y ya muestran ciertos avances de sus primeras cuentas piloto (Perú, República Dominicana, Paraguay y Uruguay).
  2. Más países tienen la intención de conocer la metodología y eventualmente elaborar cuentas ambientales, sin embargo, varios de ellos enfrentan desafíos en el ámbito institucional (cooperación entre instituciones, institucionalización con designación de recursos y productos establecidos a entregar) y en el ámbito técnico (disponibilidad y calidad de las estadísticas ambientales y de las cuentas nacionales, generación de capacidades técnicas del equipo de trabajo).

La medición de los indicadores ODS, representa una oportunidad para producir y fortalecer programas de estadísticas ambientales debido a que requieren de un fuerte componente de estadísticas ambientales para ser medidos. Al mismo tiempo constituyen también un desafío para que los países de la región logren medir efectivamente sus avances hacia el desarrollo sostenible y generen mejores políticas públicas basadas en la evidencia.

Figura 1: Progreso y situación de las estadísticas ambientales en los países de ALC.