Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Esta semana se llevó a cabo la 15 Reunión anual de especialistas sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado

Se cumplieron 15 años de trabajo conjunto entre INEGI, INMUJERES, CEPAL y ONU Mujeres para impulsar la producción y el uso de información estadística sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado, con un compromiso renovado en el marco de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

9 de junio de 2017|Noticia

reunion_usodeltiempo_ml.jpg

De izquierda a derecha: María Esther Pozo, de AMEXID; Ana Güezmes, de ONU Mujeres México; Enrique de Alba Guerra, de INEGI; Lorena Cruz, Presidenta de INMUJERES México; María Concepción Castro, Directora Adjunta de la Sede Subregional de la CEPAL en México; y Lucía Scuro, de la División de Asuntos de Género de la CEPAL.
De izquierda a derecha: María Esther Pozo, de AMEXID; Ana Güezmes, de ONU Mujeres México; Enrique de Alba Guerra, de INEGI; Lorena Cruz, Presidenta de INMUJERES México; María Concepción Castro, Directora Adjunta de la Sede Subregional de la CEPAL en México; y Lucía Scuro, de la División de Asuntos de Género de la CEPAL.
Foto: CEPAL.

Este año se cumplen quince años de trabajo continuo y compromiso para la realización de las reuniones anuales de especialistas sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado de América Latina y el Caribe. Estas reuniones se enfocan en la generación de un diálogo sobre las metodologías apropiadas para recoger información y generar estadísticas con perspectiva de género que requieren las políticas públicas para reducir las brechas de desigualdad en la distribución del trabajo no remunerado y sobre uso del tiempo.

La Decimoquinta reunión anual de especialistas sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado se realizó en el marco de las actividades del Programa del Grupo de Trabajo de Estadísticas de Género de la Conferencia Estadística de las Américas (CEA-CEPAL); y es resultado de un trabajo impulsado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES); la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres).

En esta ocasión participaron funcionarias y funcionarios de cinco Mecanismos para el Adelanto de las Mujeres y de 17 oficinas nacionales de estadística: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Haití, México, Jamaica, Panamá Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay. Asimismo, la Decimoquinta Reunión contó con la participación de especialistas de organismos internacionales, de sociedad civil y de la academia.

La inauguración estuvo a cargo de María Concepción Castro, Directora Adjunta de la Oficina Subregional de CEPAL para México y Centroamérica, en representación de la División de Asuntos de Género; Ana Güezmes, Representante de ONU Mujeres en México; Lorena Cruz, Presidenta de INMUJERES y Enrique de Alba Guerra, Presidente del Subsistema Nacional de información Demográfica y Social y Vicepresidente de la Junta de Gobierno del INEGI. La Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) dio la bienvenida a las y los participantes.

En el evento inaugural, el Vicepresidente del INEGI, Enrique de Alba, dijo que “los requerimientos de información de la Agenda 2030 son un reto para las oficinas de estadística de todos los países. Destacó que, en el seguimiento de los Indicadores sobre uso del tiempo, México, a través del INEGI, elabora la Encuesta Nacional de Uso de Tiempo que está en proceso de ser determinada como Información de Interés Nacional”.

La representante de la CEPAL mencionó que “19 países de la región han realizado alguna medición sobre el uso del tiempo, las cuales están disponibles en el Repositorio de información sobre uso del tiempo de América Latina y el Caribe de la institución, cuyas bases han sido homologadas con la Clasificación de Actividades de Uso del Tiempo de América Latina y el Caribe aprobada en 2015 por los gobiernos”. Esto ha permitido que en la región sea posible calcular uno de los indicadores centrales de seguimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5, que busca “lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.

Las sesiones se centraron en los siguientes temas:

  • Indicadores sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
  • Los desafíos técnicos y metodológicos sobre el levantamiento de información de las Encuestas de Uso del Tiempo.
  • Experiencias del uso de la información sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado para políticas públicas.
  • Políticas y cambios normativos para la valoración del trabajo no remunerado y de cuidados.

Por su parte, Lorena Cruz Sánchez, Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, señaló la importancia de generar estrategias de desarrollo estadístico para la recolección, desagregación y diseminación de datos en el marco de la Conferencia Estadística de las Américas, de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de las agendas globales, regional y nacionales de género, como la Estrategia de Montevideo.

“Para alcanzar la igualdad sustantiva y garantizar el ejercicio de los derechos de las mujeres, es necesario derribar las barreras que limitan sus derechos, frenan sus libertades y merman sus capacidades para el logro de su autonomía económica, física y política”, puntualizó.

Con estas reuniones se busca gestionar los conocimientos producidos, compartir avances y contribuir, con ello, al fortalecimiento de capacidades para la producción y análisis de la información sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado; lo cual resulta indispensable para el diseño, financiamiento, ejecución, monitoreo y evaluación de políticas públicas orientadas al logro de la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, así como para dar seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Somos una región que demuestra que sí se puede medir el tiempo y el valor económico del trabajo doméstico y de cuidados. Las mujeres de la región invierten entre el doble y 5 veces más tiempo que los hombres en este trabajo, lo que limita su participación en la política, la sociedad y en el trabajo remunerado. Reconocer el cuidado como parte de los derechos humanos, reducir el trabajo que realizan las mujeres y desarrollar políticas públicas que respondan a las actuales y crecientes necesidades de cuidados con participación central del Estado y corresponsabilidad del sector privado y los hogares, son desafíos que nos convocan cada año”, finalizó Ana Güezmes, Representante de ONU Mujeres en México.