Se encuentra usted aquí

Disponible en:

La situación de las personas con discapacidad en el contexto de la pandemia COVID-19 y la protección de sus derechos es el tema que analiza un nuevo documento de la CEPAL

En el marco de las contribuciones de la CEPAL para abordar el conocimiento y el análisis de las medidas adoptadas por los países frente a la situación provocada por la pandemia del COVID-19, se presenta el informe "Personas con discapacidad y sus derechos frente a la pandemia de COVID-19: que nadie se quede atrás", que integra una serie de cinco documentos que analizan los impactos de la crisis sanitaria en grupos de población en situación de mayor vulnerabilidad.

21 de enero de 2021|Nota informativa

Estos documentos han sido elaborados por el CELADE – División de Población de la CEPAL y persiguen apoyar a los países en la lucha contra la pandemia y sus efectos en grupos altamente sensibles.

En este informe "Personas con discapacidad y sus derechos frente a la pandemia de COVID-19: que nadie se quede atrás" se señala que en la región hay alrededor de 70 millones de personas con discapacidad: ellas constituyen uno de los grupos más excluidos de nuestra sociedad y se encuentran entre las más afectadas por esta pandemia. Antes de esta crisis sanitaria, las personas con discapacidad ya tenían menos probabilidades de participar en la comunidad y de acceder a la atención sanitaria, la educación y el empleo. Una proporción importante de ellas vive en la pobreza, está expuesta a tasas de violencia, abandono y abuso más elevadas que el resto de la población, y se encuentra entre los grupos más marginados de las comunidades cuando estas se enfrentan a una crisis.

En este marco, se ofrece un diagnóstico de la situación de las personas con discapacidad frente al impacto que el COVID-19 podría tener en ellas, tomando en consideración la estructura por edad y sexo, las afecciones de salud y los tipos de discapacidad que tienen, el acceso a infraestructura básica y el hacinamiento que hay en sus hogares, el acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), la situación laboral y la educación. Por último, se presentan algunas acciones nacionales que se han puesto en marcha para disminuir el impacto de la pandemia y se plantean recomendaciones para enfrentar el devastador impacto social y económico del COVID-19 en las personas con discapacidad.