Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

La CEPAL participó en el “Foro ciudades vivas, mujeres seguras: Retos y desafíos para transformas el presente”

El evento, organizado por el Instituto Jaliscienses de las Mujeres, El Congreso del Estado y la Delegación Estatal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), se llevó a cabo los días 18 y 19 de enero 2017 en Guadalajara, México, y fue una oportunidad para generar diálogos que sienten las bases para la adopción de un modelo de ciudad segura para las mujeres.

26 de enero de 2017|Nota informativa

Durante la inauguración del Foro, María Nieves Rico, Directora de la División de Asunto de Género de la CEPAL, enfatizó la importancia del modelo de ciudades seguras para cambiar la vida de millones de mujeres, que hoy son excluidas y violentadas.

“Ciudades seguras viene acompañada por la preocupación de ciudades más inclusivas, de ciudades más igualitarias y por una demanda donde el derecho a vivir una vida libre de violencia en las ciudades esté acompañado por la justicia distributiva, por la autonomía económica y por la participación en la toma de decisiones que es la gran deuda que hay en el ámbito local”, subrayó.

Se refirió también a la Estrategia de Montevideo, aprobada en la decimotercera Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe en octubre 2016 en Montevideo, y sus vínculos con la Nueva Agenda Urbana de la Conferencia sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III). Explicó que desde la perspectiva de la CEPAL la Estrategia de Montevideo era una oportunidad para alinear las estrategias de desarrollo sostenible con los planes de igualdad de género y la planificación urbana.

Olga Segovia, consultora de la CEPAL dictó la conferencia magistral “Igualdad de género, seguridad, inclusión y sostenibilidad en la ciudad”, en la cual, a partir de la identificación de las desigualdades entre hombres y mujeres en el uso del tiempo y del espacio urbano, abordo propuestas para habitar la ciudad desde un nuevo paradigma que valorice las tareas de la vida cotidiana.