Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Bancos de leche humana

La leche materna es la fuente alimenticia ideal para niños y niñas. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan la lactancia materna a partir de la primera hora de vida y en forma exclusiva hasta por lo menos los 6 meses de edad.

2 de abril de 2018|Nota informativa

Bancos de leche humana

Bancos de leche humana
© UNICEF El Salvador/2007-475/Bell

La leche materna es la fuente alimenticia ideal para niños y niñas. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan la lactancia materna a partir de la primera hora de vida y en forma exclusiva hasta por lo menos los 6 meses de edad. Los beneficios de la lactancia materna están en gran parte relacionados con sus cualidades. Amamantar es crucial para estimular la producción y el flujo de la leche materna; además, la proximidad y especialmente el contacto piel a piel fortalecen el sistema inmunológico del bebé y la frecuente interacción física promueve la vinculación afectiva madre-hijo.

Para los neonatos prematuros con bajo peso al nacer (BPN), la lactancia materna es de particular importancia, ya que reduce el riesgo de infecciones y, como consecuencia en el largo plazo, disminuye el riesgo de muerte. La OMS recomienda que los niños prematuros con BPN se alimenten con leche materna y cuando no esté disponible por un período de tiempo considerable, puede recurrirse a la leche materna de otra mujer (nodriza) o, alternativamente, a la leche donada a un banco de leche humana (BLH).

Los BLH funcionan en clínicas y hospitales mediante la recolección de leche de una red de donantes. Las mujeres que deseen donar deben cumplir ciertos requisitos y someterse a exámenes que garanticen su buen estado de salud. La leche es recolectada, analizada, pasteurizada y conservada en frío para ser administrada a los niños y niñas hospitalizados que lo requieran.

En el Brasil, la política pública de salud incentiva la lactancia materna y en ese marco se desarrolla su red de BLH, la más grande del mundo. El primer banco de leche fue creado en 1943 con el objetivo de recolectar leche y entregarla a casos considerados especiales, como bebés prematuros o con problemas nutricionales o algunas patologías particulares. A partir de 1985 los BLH se volvieron elementos estratégicos para las acciones de promoción, protección y apoyo del amamantamiento y en 1998 se creó la Red Nacional de Bancos de Leche Humana, lo que constituyó una importante decisión de política pública sanitaria cuyo objetivo principal era disminuir la mortalidad infantil. Junto con el desarrollo de tecnología local, formación y capacitación, se realizó un trabajo académico fundamental para la construcción de conocimientos en esta área. La proyección internacional de la experiencia brasileña ha implicado que en 2015 hubiera 301 bancos de leche humana en la región, 218 de los cuales estaban en ese país.

Aunque los BLH pueden jugar un rol muy importante en proveer una segunda mejor opción para los recién nacidos cuando la leche de sus propias madres no está disponible, es muy importante que estos sean parte de un programa comprehensivo de protección, promoción y apoyo a la lactancia materna.

Fuentes

Red Global de Bancos de Leche Humana (2016), “Anuario 2015 de la Red Global de Bancos de Leche Humana (rBLH)”, Serie documentos mayo 2016 

Da Silva Maia, P.R. y otros (2006), “Rede Nacional de Bancos de Leite Humano: gênese e evolução”, Rev. Bras. Saúde Matern. Infant., Recife, 6 (3)

www.redeblh.fiocruz.br