Pular para o conteúdo principal

Llaman a los Estados y gobiernos de América Latina y el Caribe a reforzar la protección de Defensoras y Defensores de los Derechos Humanos en Asuntos Ambientales

Available in EnglishEspañol
27 de setembro de 2023|Comunicado de imprensa

Segundo Foro Anual comenzó en Panamá destacando la importancia del Acuerdo de Escazú como instrumento para garantizar la democracia, la protección del medio ambiente, el estado de derecho, el desarrollo sostenible y la defensa de las personas y grupos en situación de vulnerabilidad.

 El Segundo Foro Anual sobre Defensoras y Defensores de los Derechos Humanos en Asuntos Ambientales de América Latina y el Caribe comenzó hoy en Ciudad de Panamá con un llamado a los Estados y gobiernos de la región a reforzar la protección y garantizar un entorno seguro y propicio para que los defensores y defensoras ambientales puedan llevar a cabo su importante trabajo.

La reunión que se prolongará hasta el jueves 28 de septiembre de 2023, es organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, en su calidad de Secretaría del Acuerdo de Escazú,  en alianza con el Gobierno de Panamá, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), ONU Mujeres, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y el apoyo del Banco Mundial.

En este Segundo Foro se abordarán la situación de las personas defensoras de derechos humanos en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe, se compartirán experiencias y buenas prácticas en la promoción, prevención y protección de las personas defensoras del ambiente, y se continuarán las discusiones y consultas para la elaboración del Plan de Acción sobre defensoras y defensores de derechos humanos en asuntos ambientales que se considerará en la tercera reunión de la Conferencia de las Partes del Acuerdo de Escazú (COP 3) a realizarse del 22-24 de abril de 2024 en la sede de la CEPAL en Santiago.

La inauguración del encuentro estuvo a cargo de Carlos de Miguel, encargado de la Secretaría del Acuerdo de Escazú y Oficial a Cargo de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL; Marcelo Cousillas, Director de la Asesoría Jurídica del Ministerio de Ambiente de Uruguay, país que ejerce la Presidencia de la Mesa Directiva del Acuerdo de Escazú; Nicole Leotaud, Representante electa del público del Acuerdo de Escazú; Ana Patricia Graça, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Panamá; y Milcíades Concepción, Ministro de Ambiente de Panamá.

“Este Foro es por ustedes y para ustedes. Lo que se debate aquí es precisamente uno de los canales que tenemos para incidir en las problemáticas que tenemos en América Latina y el Caribe. Ustedes son los protagonistas, nosotros estamos escuchando. Hay sentimientos encontrados: de alegría, porque estamos avanzando en la región, porque tenemos el Acuerdo de Escazú y vamos construyendo juntos, pero también de tristeza porque hemos visto testimonios muy complejos que requieren de soluciones urgentes que muchas veces no llegan”, señaló Carlos de Miguel en sus palabras de bienvenida.

“El Secretario General de las Naciones Unidas hace unos días dijo: ‘La humanidad ha abierto las puertas del infierno’, en referencia a que el verano meteorológico del hemisferio norte de 2023 fue el más caluroso para la Tierra desde que se establecieron registros mundiales de temperaturas. Pero este no es el único umbral planetario que se ha rebasado precisamente por presiones antropogénicas. Seis de los nueve umbrales críticos para la estabilidad y resiliencia de la Tierra han sido sobrepasados: la integridad de la biósfera, particularmente la diversidad genética, los cambios de uso del suelo, el uso de agua dulce, los flujos bioquímicos, tanto del fósforo como del nitrógeno, la contaminación por químicos sintéticos y el cambio climático. El Acuerdo de Escazú es un instrumento único que tenemos para garantizar la democracia, la protección del medio ambiente, el estado de derecho, el desarrollo sostenible y la defensa de las personas y grupos en situación de vulnerabilidad”, agregó. 

Por su parte, Marcelo Cousillas recalcó que el Acuerdo de Escazú es el primer acuerdo ambiental de América Latina y es un acuerdo de derechos humanos en asuntos ambientales. Pero también es el primer acuerdo internacional que tiene disposiciones específicas y concretas sobre defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales, precisó.

“Pero, ¿cómo llevamos a la práctica esas disposiciones? Esa es la función del Plan de Acción: darnos la guía, la meta, la forma de concretarlas. Y para eso en la Conferencia de las Partes los Estados entendieron que contar con un foro abierto, multitudinario, donde se pudiera participar con apertura y diversidad era una muy buena manera de enriquecer y contribuir ese Plan. La esencia de este Foro es aportar, encontrar, proponer los mecanismos para que ese Plan pueda ser considerado nuevamente por las Partes en la tercera conferencia, que realizaremos en Santiago de Chile, el año próximo”, declaró.

En representación del público, Nicole Leotaud (de Trinidad y Tabago) puso en relieve las distintas visiones y realidades que representan los asistentes a este Foro. “Los defensores ambientales son muy diversos y esto debe ser reconocido en el Plan de Acción. Las defensoras y defensores presentes aquí hoy y a través de toda la región comprenden diferentes realidades, e incluyen a representantes de pueblos indígenas y afrodescendientes que enfrentan discriminación y desigualdades estructurales, pero a pesar de ello están determinados en proteger sus territorios, culturas, sustentos y formas de vida”, indicó.

En tanto, Ana Patricia Graça recordó también las palabras del Secretario General de la ONU en la 78⁰ Asamblea General que acaba de terminar, ya que indican la magnitud de la acción climática que debemos implementar. “El reto que tenemos por delante es tan grande que necesita de coaliciones como esta que incluyan acuerdos de derechos humanos, como el Acuerdo de Escazú. Por eso el Acuerdo de Escazú es una letra viva, es un hito en la defensa del ambiente con la participación ciudadana y con ustedes los defensores de derechos humanos en asuntos ambientales, que desempeñan ese papel crucial en un contexto de emergencia climática notoria a todos los niveles”, expresó.

Al término de la sesión inaugural el Ministro de Ambiente de Panamá, Milcíades Concepción, agradeció especialmente a los organizadores y a los presentes y destacó la importancia del trabajo conjunto para enfrentar los problemas ambientales. “Ningún ambientalista por sí solo puede resolver los problemas ambientales de un país, ni tampoco un ministerio. Tenemos que ser todos en equipo, con todos los países, con todas las organizaciones mundiales. La destrucción de nuestros ecosistemas está siendo muy acelerada, más allá de la respuesta que estamos dando todos los gobiernos, y el cambio climático ha agravado esto. Por ello me siento orgulloso de estar aquí con ustedes”, señaló.

El Segundo Foro Anual sobre Defensoras y Defensores de los Derechos Humanos en Asuntos Ambientales de América Latina y el Caribe contempla la realización de cuatro paneles de discusión en los que se abordarán temas como los nuevos desafíos y riesgos que enfrentan las personas defensoras de los derechos humanos en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe; las lecciones y desafíos en la implementación de iniciativas y mecanismos para la promoción, prevención y protección de los derechos de las personas, grupos y organizaciones que defienden el medio ambiente; el Acuerdo de Escazú como marco de acción: Hacia el plan de acción regional sobre defensoras y defensores de Derechos Humanos en Asuntos Ambientales; y los planes de implementación nacional y la aplicación del Artículo 9 del Acuerdo de Escazú.

Mañana jueves 28 de septiembre se realizarán las mesas de trabajo que recabarán insumos para la elaboración del Plan de Acción regional y se entregarán las conclusiones del encuentro.