Pular para o conteúdo principal
Available in Español

Propuesta de reingeniería del CAPRE, tendencias y desafíos del sector de agua potable y saneamiento

Publication cover

Propuesta de reingeniería del CAPRE, tendencias y desafíos del sector de agua potable y saneamiento

Autor institucional: German Agency for Technical Cooperation-OPS-Comité Coordinador Regional de Instituciones de Agua Potable y Saneamiento de Centroamérica, Panamá y República Dominicana-NU. CEPAL. Subsede de México Descripción física: 117 páginas. Editorial: CEPAL Data: outubro 1999 Signatura: LC/MEX/L.408

Descrição

Resumen
Desafíos y tendencias del sector de agua potable y saneamiento
1. El sector de agua potable y saneamiento de Centroamérica, Panamá y la República Dominicana tiene el desafío fundamental de cubrir los servicios a una población de unos 41 millones de habitantes. Actualmente las coberturas reales son muy bajas, agravadas por los efectos de los huracanes Mitch y Georges. El financiamiento para el sector es, en general, reducido y la situación financiera de las empresas no permite las inversiones necesarias para la reposición y la ampliación de la capacidad instalada.
2. Las pérdidas de agua, los bajos niveles de las tarifas y las necesidades de modernización de las empresas se reflejan en una cobertura inadecuada. Además, la prestación de los servicios de agua potable y saneamiento se ve obstaculizada por la dispersión de la población rural y el crecimiento dinámico y poco ordenado de la urbana.
3. Las entidades autónomas y algunas empresas municipales son las que prestan la mayor parte de los servicios de agua potable y saneamiento en la subregión del CAPRE. En cuatro países opera una red integrada por organismos privados y públicos y por donantes, que atienden al sector rural —y urbano marginal— con proyectos de desarrollo y transferencia de tecnología apropiada.
4. En los últimos años se ha iniciado lentamente una tendencia a la separación de las funciones reguladoras de las operativas. El marco regulatorio tiene como su ámbito de acción la promoción de la competencia, la regulación de los monopolios, el establecimiento de formulas tarifarias y subsidios, la definición de criterios de eficiencia y desarrollo, el establecimiento de indicadores de evaluación financiera, técnica y administrativa y la vigilancia de la calidad del agua. En tres países del CAPRE hay entes reguladores.
5. Asimismo, una nueva visión del agua como 'valor económico' y los problemas mencionados en la capitalización y la necesidad de modernización del sector, han inducido una incipiente privatización de servicios de agua potable. En un caso se han contratado con inversionistas privados compras importantes de agua cruda en bloque; en otros, se están diseñando esquemas BOT para sistemas de alcantarillado o integración de empresas mixtas para abastecer a municipalidades. Además la participación privada se comienza a dar en lecturas de medidores, mantenimiento, corte y reconexión e instalación de acometidas.
6. Desde hace varias décadas, en algunos países existen empresas municipales que abastecen a ciudades importantes. Actualmente, se analizan anteproyectos de ley que impulsan la municipalización en la subregión. En la práctica, la mayoría de los municipios no tienen capacidad técnica, administrativa y financiera para asumir la prestación de servicios de agua potable y saneamiento.

Organización y funcionamiento del CAPRE
7. EL CAPRE fue creado en 1979 para colaborar en garantizar el abastecimiento de agua potable y saneamiento para todos los habitantes de sus países miembros. Sus objetivos y funciones son muy amplios, su organización muy compleja y sus recursos en general bastante limitados y complementados por la cooperación de la GTZ. Con todo, se reconoce que el CAPRE ha cumplido sus principales funciones y objetivos en cooperación técnica, asesorías y capacitación, y como foro de intercambio de alto nivel.
8. Los problemas institucionales, sus agendas no siempre coincidentes con las prioridades de sus miembros y, a veces, el exceso de autonomía en sus direcciones ejecutivas, minaron el funcionamiento del organismo. El análisis mostró ciertas debilidades del CAPRE, como su dependencia financiera, su escasa fuerza institucional, el mínimo seguimiento de la ejecución de los planes y una organización compleja y poco efectiva.
9. También mostró fortalezas y oportunidades que pueden ser aprovechadas en la nueva etapa de la organización. Las primeras se expresan en su capacidad de asesoría y capacitación en temas importantes, su promoción de la cooperación horizontal, el papel que puede jugar como agente de cambio en la modernización del sector. Las oportunidades se refieren a la prioridad otorgada por los presidentes al tema del agua y a la dimensión institucional de la integración; las tendencias a la regulación independiente, a la privatización y a la municipalización, y las oportunidades que brinda la globalización.

Propuesta de reingeniería
10. La propuesta se basa en una amplia consulta hecha a los expertos de los países miembros y en las conclusiones del análisis efectuado al sector y al CAPRE. La reingeniería busca concentrar los objetivos, las funciones y las agendas para un funcionamiento eficiente y de mayor impacto. Persigue la simplificación de la organización y la autonomía financiera de la Secretaría Técnica que permita un uso más eficiente de los recursos. Pretende el fortalecimiento del CAPRE por medio de una integración más amplia incluyendo operadores, reguladores y entes normativos y políticos regionales.
11. Los objetivos propuestos son contribuir al fortalecimiento institucional de sus miembros y apoyar la formulación de políticas regionales encaminadas a la utilización racional del agua. Para ello el CAPRE servirá de foro político y de alto nivel técnico del sector de agua potable y saneamiento; de ente de cooperación, asesoría y capacitación en temas técnicos y empresariales, promoviendo así la cooperación horizontal.
12. La reingeniería del CAPRE comprendería tres períodos: i); Etapa de reactivación. Se aprueban los mecanismos de coordinación con la SG-SICA, comienza la ejecución de una agenda de trabajo con temas prioritarios para los miembros y se promueve la participación de nuevos agremiados. También logrando la recaudación normal de cuotas y la Secretaría Técnica opera con una estructura mínima. ii); Etapa de consolidación. Se han llevado a cabo actividades en pro de la modernización del sector, en particular en el tema de regulación. Se fortalece financieramente el CAPRE y se alcanza la autonomía financiera de la Secretaría Técnica, que está operando eficientemente en asesorías y capacitación. Se ha consolidado la relación CAPRE — SG-SICA.
13. En la etapa de funcionamiento permanente se habrá alcanzado un financiamiento sostenible del CAPRE. Los temas de las reuniones del Comité Directivo incluyen algunos de especial interés político y técnico. Se han negociado con la comunidad internacional, conjuntamente con la SG-SICA, proyectos de cooperación técnica. Además, el CAPRE es reconocido como foro permanente del sector de agua potable y saneamiento. La Secretaría Técnica opera eficientemente apoyando las tareas de operación y de regulación.
14. El CAPRE estaría integrado por la SG-SICA, entidades operadoras y reguladoras. Su organización constaría de una Asamblea General y un Comité Directivo como órganos superiores; y de la Secretaría Técnica (ST);, las direcciones adjuntas y comisiones de trabajo como mecanismos de ejecución y coordinación. La ST tendría un carácter fundamentalmente técnico.
15. La SG-SICA participaría en los órganos del CAPRE y cumpliría el importante papel de coordinación regional-nacional, intersectorial, y de la cooperación bilateral, regional, e internacional. Adicionalmente la SG-SICA tendría una función importante en la formación y consolidación del comité de entes reguladores, y apoyaría la constitución de los entes reguladores nacionales.
16. La propuesta de reingeniería incluye un análisis de alternativas de financiamiento para las tres etapas mencionadas. Se basa en estimaciones de requisitos mínimos de gastos corrientes y de inversión. En la etapa de consolidación se generan excedentes que crecen en la fase de funcionamiento permanente. Como conclusión, el CAPRE tendría una autonomía financiera que le permitiría brindar un servicio técnico de alto nivel a sus afiliados.