Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Instan en la CEPAL a fomentar conductas empresariales responsables y de respeto por los derechos humanos

En el inicio de la Segunda consulta regional para la implementación de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y DDHH, expertos llamaron a compatibilizar estrategias empresariales con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

17 de enero de 2017|Noticia

acnudh_675.jpg

De izquierda a derecha, el Representante regional para América del Sur del ACNUDH, Amerigo Incalcaterra; el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz; el Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Antonio Prado, y el Presidente del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, Michael Addo.
Foto: Cortesía ACNUDH.

Representantes gubernamentales, empresariales y de la sociedad civil iniciaron hoy en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Segunda consulta regional sobre políticas públicas para la implementación de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos.

La actividad, organizada por la Oficina para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), fue inaugurada por el Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Antonio Prado; el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz; el representante regional del ACNUDH, Amerigo Incalcaterra y el Presidente del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, Michael Addo.

Durante su exposición, Antonio Prado destacó que para la implementación y el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es necesaria la formación de coaliciones entre los Estados, la sociedad civil y el sector privado, con la participación de empresas, que puedan ayudar a la construcción de sociedades más igualitarias.

El alto representante de las Naciones Unidas agregó que las empresas deben colaborar con los gobiernos para lograr una mejor gobernanza de los recursos naturales, con políticas sobre su propiedad, apropiación y distribución, con el fin de maximizar los beneficios colectivos de su explotación y minimizar los conflictos socioambientales que las actividades extractivas generan.

El Ministro Heraldo Muñoz, en tanto, destacó que no basta con que una empresa haga un buen negocio, sino que debe hacerlo con respeto por los derechos humanos, por el medio ambiente, con las medidas para hacer frente a la corrupción y con altos estándares de transparencia.

“La evidencia demuestra que a las empresas que invierten en el exterior y que respetan estos principios y los derechos humanos en general, les va mejor desde el punto de vista de los negocios”, señaló el Canciller.

El Secretario de Estado destacó que el llamado a las empresas a aportar al desarrollo con pleno respeto por los derechos humanos es un tema central de la política exterior actual de Chile.

Añadió que, “en momentos de incertidumbres en el escenario mundial, debemos redoblar nuestro trabajo para hacer realidad las aspiraciones nacionales regionales y globales por una vida mejor que incluye, por cierto, el trabajo de empresas y derechos humanos”.

A su turno, Amerigo Incalcaterra valoró la presencia de representantes de la sociedad civil en la consulta regional y destacó que son ellas y ellos quienes mejor conocen la realidad regional y muchos de los efectos de la actividad empresarial.

Destacó también la participación de representantes de las empresas a quienes invitó a ser parte de un futuro justo y sostenible.

Finalmente, llamó a los Estados a proteger a las personas de los abusos cometidos por agentes no estatales, incluidos los actores empresariales y financieros.

Michael Addo, por su parte, instó a aprender de cada uno de los procesos que cada país emprende y subrayó la necesidad de implementar liderazgos para la implementación de los Principios Rectores, no sólo a nivel de los gobiernos, sino de todos los actores involucrados.

La segunda consulta regional, que culmina el miércoles 19, pretende avanzar en el desarrollo y aplicación de políticas y planes de acción de fomento de conductas empresariales responsables y de respeto de los derechos humanos de acuerdo con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Para ello se busca impulsar la agenda regional sobre las empresas y los derechos humanos a través del diálogo entre representantes del sector público, empresarial, de la sociedad civil y organismos internacionales, y conformar un espacio entre pares, que propicie el diálogo y la cooperación entre actores.