Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Base de datos de inversiones en infraestructura económica en América Latina y el Caribe, 1980-2012

3 de octubre de 2014|Nota informativa

La base de datos de inversiones en infraestructura económica de América Latina y el Caribe (EII-LAC-DB, por sus siglas en inglés) es una iniciativa que la Unidad de Servicios de Infraestructura de CEPAL puso en marcha a partir del año 2005. Para los propósitos de recoger y sistematizar la información, desde el año 2012, la EII-LAC-DB cuenta con el apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). A partir de 2014, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se sumó a esta actividad. La EII-LAC-DB surge como respuesta a la necesidad de disponer y entregar datos a los analistas, diseñadores de políticas y tomadores de decisiones en materia de infraestructura.

La información cuantitativa es imprescindible para llevar a cabo diagnósticos y análisis macroeconómicos sobre las inversiones en infraestructura en América Latina y el Caribe, para evaluar sus impactos en la competitividad y la productividad, en el crecimiento económico, o sus aportes en materia de superación de la pobreza y reducción de la desigualdad, así como para evaluar su contribución al desarrollo sostenible.

La EII-LAC-DB es una iniciativa de actualización y mejoramiento permanente. En sus inicios, la EII-LAC-DB entregaba información de 8 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, México y Perú). Mediante un programa de trabajo progresivo, se incorporaron 8 países más (Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Uruguay). De manera gradual, se espera alcanzar la cobertura de toda la región. La EII-LAC-DB se elabora en estrecha consulta con los países.

A medida que se construye, se van fortaleciendo los vínculos entre quienes recopilan, registran y procesan la información y los que diseñan políticas, hacen investigaciones y producen datos. La EII-LAC-DB ofrece información desde 1990 hasta 2012, sobre inversión pública y privada. La inversión pública se desagrega por niveles de gobierno en central y subnacional. Se actualiza anualmente con los datos del año anterior, e incluye los cuatro siguientes sectores:Energía: generación, transmisión y distribución de electricidad; transporte y distribución de gas natural. Agua potable y alcantarillado: provisión de agua potable y servicios sanitarios (cloacales) por redes. Telecomunicaciones: servicios de telefonía fija, celular, satelital y de conectividad a internet y servicios multimedia. Transporte: vialidad, transporte urbano masivo, transporte ferroviario (infraestructura y material rodante), puertos y aeropuertos.

La principal fuente de información de la inversión pública son los presupuestos de la nación procesados por los Ministerios de Hacienda o de Finanzas. Como fuente de información para las inversiones del sector privado, se recurre a la base de datos del Banco Mundial (“The Private Participation in Infrastructure (PPI) Project Database”), incorporando ―en muchos casos― varios ajustes en función de criterios previamente establecidos, como el tratamiento de las privatizaciones, fusiones y adquisiciones, cuyos montos no se consideran gasto en formación bruta de capital en infraestructura. Debido a divergencias en la forma de registro de la información, los datos de la PPI no son necesariamente comparables con los entregados por las finanzas públicas.

Hasta el momento, la serie más larga hacia atrás disponible es la construida por los economistas César Calderón y Luis Servén, 2010, "Infrastructure in Latin America” (World Policy Research Working Paper 5317), del Banco Mundial. Esta serie de datos constituye una primera aproximación al estudio del comportamiento de la inversión en infraestructura en América Latina, entregando datos para seis países de la región desde 1980 hasta 2006. En esta oportunidad, la USI ha querido contribuir a su divulgación, haciendo la aclaración de que no se conoce con precisión la metodología utilizada por los analistas del Banco Mundial, por lo que es probable que existan inconsistencias entre la base de datos EII-LAC-DB y la de Calderón y Servén, y por tanto, su uso conjunto podría generar series incoherentes e inconsistentes.

A los usuarios de esta base de datos, se les recomienda proceder con cuidado y antes de extraer conclusiones a partir de su uso, deben conocer los tratamientos utilizados. Para obtener más información sobre la base de datos, véase más abajo el Boletín FAL Edición No. 332, número 4 de 2014, publicado por la Unidad de Servicios de Infraestructura (USI) de CEPAL.

La base de datos está en curso de actualización y estará disponible pronto.

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase