Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Las metas del Milenio y la igualdad de género: el caso de México

julio 2005 | Asuntos de Género
Publication cover
Autor institucional:
  • NU. CEPAL. Unidad Mujer y Desarrollo
  • México. Instituto Nacional de las Mujeres
Signatura:
LC/L.2339-P
ISBN:
9213227140
Páginas:
78 p. : gráfs., tabls.
Editorial:
CEPAL
Tipo:
Asuntos de Género
Colección:
  • Series de la CEPAL
    • Asuntos de Género

Descripción

En 1994, con ocasión de la Sexta Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe (Mar del Plata, Argentina), los representantes gubernamentales acordaron fortalecer el sistema de recolección y procesamiento de datos estadísticos desagregados por sexo y adoptar indicadores de género que contribuyan al diagnóstico de la situación de las mujeres y a la implementación de políticas públicas a nivel nacional y regional, y hagan posible un mejor seguimiento y evaluación de los acuerdos regionales e internacionales", ratificado luego por la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995) que acordó "Recoger, compilar, analizar y presentar periódicamente datos desglosados por edad, sexo, indicadores socioeconómicos y otros pertinentes, incluido el número de familiares a cargo, para utilizarlos en la planificación y aplicación de políticas y programas" (Plataforma de Acción, par. 206 b). A una década de ese compromiso, México es sin lugar a dudas el país que más progresos ha realizado en este campo. No sólo por haber integrado de manera regular la desagregación de la información por sexo en el proceso de recolección de datos, sino por haber dado pasos significativos en el análisis de esa información desde la perspectiva de género. México ha avanzado también en promover el desarrollo de métodos estadísticos para mejorar los datos relacionados con la mujer en el desarrollo económico, social, cultural y político. Merece mención especial la realización de dos encuestas de uso del tiempo que permiten analizar áreas estratégicas para la comprensión de la discriminación de la mujer en el mundo laboral y familiar. El presente informe, que ha sido preparado por el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) sobre la base de las fuentes oficiales disponibles, permite ver los logros relativos al Objetivo 3 de la Declaración del Milenio, además de integrar la mirada de género transversalmente en el análisis de los demás objetivos. Eso es precisamente lo que planteó el Secretario General de Naciones Unidas el 8 de marzo del 2003, con ocasión del Día Internacional de la Mujer al defender la necesidad de incorporar el género como enfoque transversal del desarrollo: "Un estudio tras otro han demostrado que no hay estrategia de desarrollo eficaz en la que la mujer no desempeñe un papel central. Cuando la mujer participa plenamente, los beneficios pueden verse inmediatamente: las familias están más sanas y mejor alimentadas; aumentan sus ingresos, ahorros e inversiones. Y lo que es cierto para las familias, también lo es para las comunidades y, a la larga, para países enteros". Y concluye: "No hay tiempo que perder si queremos alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio antes del plazo de 2015. Sólo invirtiendo en las mujeres del mundo podemos esperar conseguir esos objetivos. Cuando las mujeres prosperan toda la sociedad sale beneficiada y las generaciones sucesivas pueden abordar la vida en mejores condiciones". Esta publicación forma parte del conjunto de iniciativas tomadas por los países miembros de la CEPAL, los que en colaboración con otras agencias del sistema de Naciones Unidas han acometido la tarea de dar seguimiento a las metas del Milenio como parte de una agenda política que incluye la Convención para la eliminación de toda forma de discriminación hacia la mujer (CEDAW) (1979), la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995), el Programa de Acción de adoptado por la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (El Cairo, 1994) y el Programa de Acción Regional para las Mujeres de América Latina y el Caribe y sus consensos, particularmente el aprobado bajo la Presidencia de México en junio del 2004. El informe sobre el caso de México tiene una última virtud, y es que ha sido íntegramente financiado por el Gobierno de México, lo que es ya un indicador de la importancia política acordada al tema."