Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Microfinanzas e instituciones microfinancieras en Colombia

julio 2009 | Financiamiento para el Desarrollo
Autor:
Serrano Rodríguez, Javier
Signatura:
LC/L.3055-P
ISBN:
9789213233054
Páginas:
96 p. : gráfs., tabls.
Editorial:
CEPAL
Tipo:
Financiamiento para el Desarrollo
Colección:
    • Series
      • Series

Resumen

La situación actual del sistema financiero colombiano es buena con entidades solventes, no obstante la crisis financiera mundial; el sistema se ha venido consolidado en un número menor de establecimientos de crédito, con mayor solvencia, que ha incursionado en nuevos negocios (por ejemplo, Trading de divisas, de títulos valores, derivados, etc.); y con un aumento elevado de la cartera de crédito en los últimos años; así mismo se ha dado un desarrollo rápido y eficiente en el mercado de deuda pública[1] interna con un crecimiento paralelo de los inversionistas institucionales (fondos de pensiones, fondos fiduciarios, fondos de cesantías, fondos de valores, etc.);; la preocupación principal, está en un endeudamiento elevado de la población colombiana en crédito de consumo. En el tema específico de microfinanzas, un grupo de bancos ha incursionado en el campo, especialmente en el otorgamiento de microcrédito, en respuesta al llamado del gobierno nacional central, como parte de su estrategia de desarrollo, a través del denominado Programa de la Banca de Oportunidades (BO);. Microfinanzas en Colombia se reduce principalmente a microcrédito, con un desarrollo relativamente bajo en otras áreas, tal como el área de seguros, excepto el seguro de protección exequial que se vende principalmente a través de fondos de empleados y cooperativas, el cual cuenta con una historia larga y exitosa, a través de organizaciones cooperativas alrededor de la marca LOS OLIVOS. Las entidades que otorgan microcrédito en Colombia, con excepción de los bancos, no realizan captación de ahorro del público, en la medida que esa actividad está restringida a los establecimientos de crédito y varias de las categoríasde instituciones microfinancieras no lo son. Algunas entidades, como las cajas de subsidio familiar, fueron autorizadas al manejo de pequeños ahorros, por ejemplo bajo la modalidad de ahorro programado, tema que seguramente va a adquirir una importancia mayor en el futuro, en conexión con el subsidio para vivienda de interés social. En los últimos años, durante el Gobierno del Presidente Álvaro Uribe Rueda, el tema de microfinanzas ha recibido un apoyo especial, dentro de un programa de la Presidencia de la República denominado BANCA DE OPORTUNIDADES (BO);, orientado principalmente a aumentar la profundización bancaria en Colombia, ya que la misma se considera bastante baja y facilitar el acceso de microempresarios al crédito formal; para ello el Gobierno puso en marcha un programa formal desde la Presidencia de la República y logro el compromiso del sector bancario tradicional, tendiente a aumentar la participación del microcrédito en la cartera de crédito de los establecimientos de crédito. Como parte del programa de la banca de oportunidades, se ha venido promocionando el proyecto de los CORRESPONSALES NO BANCARIOS, cuyo propósito principal es el de ofrecer servicio financieros básicos en puntos de atención al público (por ejemplo, tiendas de barrio, terminales de lotería, supermercados, etc.);, para facilitar el acceso de poblaciones de bajos ingresos, principalmente al sistema financiero y familiarizarlas con los servicios que ellos ofrecen. En la promoción del mismo programa de la Banca de Oportunidades (BO);, el gobierno intenta ampliar el campo de acción de las microfinanzas más allá del microcrédito; para ello, otorgó una serie de incentivos especiales para la apertura y manejo de cuentas de ahorro de bajo monto; entre estos incentivos hay que mencionar la exoneración del 4 por mil hasta un monto de $16.000.000, la eliminación de la cuota de manejo y la eliminación de las inversiones forzosas que hacen los establecimientos de crédito en FINAGRO, a partir de los saldos de las cuentas de ahorro. Sin duda, el Gobierno del Presidente Uribe ha realizado esfuerzos significativos para aumentar la bancarización de la población colombiana e incrementar el acceso de grupos de bajos ingresos a los servicios financieros en general; un esfuerzo importante para vincular a los bancos comerciales, especialmente a los más grandes al programa de Banca de Oportunidades (BO);, bajo el supuesto de que el trabajo de las ONGs, aunque importante no va a ser suficiente para lograr un impacto significativo en la bancarización de la población colombiana. Así mismo, se han creado nuevos bancos especializados en Microfinanzas (Procredit y BancaMía);, que ya empezaron su operación en Colombia, después de haber cumplido con las autorizaciones legales. El sector cooperativo financiero, conformado por las cooperativas financieras y por las cooperativas de ahorro y crédito, comienza a diferenciar el campo de microfinanzas, de sus actividades tradicionales de captación y colocación de recursos en estratos de bajos ingresos, con una oferta de microcrédito dirigida a microempresarios, que sigue los lineamientos establecidos por las ONGs, que lideraron el desarrollo del microcrédito en Colombia, tales como las fundaciones relacionadas con la Organización Banco de la Mujer. El gobierno ha sido relativamente exitoso, en la medida que los bancos más grandes han hecho un esfuerzo importante en esa dirección, con estructuras especializadas, que compiten con la oferta tradicional, que inicialmente estuvo limitada a las ONGs relacionados con la Organización Banco Mundial de la Mujer, el Banco Caja Social Colmena y a FINAMERICA, una compañía de financiamiento comercial, especializada en microcrédito; para atraer a los bancos fue fundamental el Fondo Nacional de Garantías, con su programa de garantía parcial de las obligaciones financieras, adquiridas por los microempresarios, en la medida que le permitió a los bancos incursionar en un mercado en el cual no tenían experiencia. La oferta de microfinanzas no solo ha incrementado cuantitativamente sino también cualitativamente; los actores (bancos, las Fundaciones del Banco Mundial de la Mujer, las Cooperativas financieras, las Cajas de Compensación Familiar, los Actuares y las Fundaciones); han hecho un esfuerzo importante para montar estructuras especializadas, especialmente en el manejo de la relación con el microempresario, soportada en el modelo tradicional de banca relacional, que desarrollaron las ONGs, y con el apoyo de la tecnología (conectividad, accesibilidad);, para lo cual ha sido importante el apoyo de entidades internacionales (por ejemplo, USAID); y los incentivos otorgados por el gobierno nacional a través del programa de la Banca de Oportunidades (BO);. En este informe se hace una presentación de los aspectos más importantes dentro de los cuales se desarrolla el tema de las microfinanzas en Colombia (regulatorios, participantes, competencia, tecnología, evolución, microcrédito, etc.);, con énfasis en la descripción de las instituciones microfinancieras a partir de fuentes secundarias de información y de entrevistas de profundidad a una muestra de las más representativas, para proyectar las expectativas del sector y establecer las limitaciones que pueden afectar en el futuro su desarrollo.El saldo de las emisiones de TES al finalizar el mes de septiembre estaba alrededor de los 95 billones de pesos.

Leer publicación

S2009401_es.pdf

ES | PDF, 495 KB

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase